Marcelo Rebelo, un paniberista en la Presidencia de la República de Portugal

La XXV Cumbre Iberoamericana, celebrada en Cartagena de Indias (Colombia), ha revelado un nuevo y emergente liderazgo: Marcelo Rebelo de Sousa, presidente de la República Portuguesa. Un liderazgo portugués al que hay que sumar otro novedoso: el de António Guterres en la secretaría general de las Naciones Unidas. Este último muy ovacionado en la Cumbre Iberoamericana por lo que representa para dicha comunidad. Este hecho se ha vivido como un momento histórico único. Ambos, ahora mismo, están viajando hacia Brasília, lugar donde se celebra la XI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la CPLP (Comunidad de Países de Lengua Portuguesa) a partir de mañana.

LA "CONEXIÓN" ("ligação") ENTRE IBEROAMÉRICA Y LA CPLP

El viaje de la Cumbre Iberoamericana a la Cumbre de la CPLP, y su coincidencia en el tiempo, es algo más que simbólico. En el Plenario de la Cumbre Iberoamericana, Marcelo Rebelo hizo un llamamiento, visiblemente emocionado, al “espíritu de Comunidad”. Para el presidente luso la Comunidad Iberoamericana es “una comunidad avalada por el número creciente de miembros observadores, asociados y consultivos. Una comunidad complementaria a la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP), pero también abierta a otros continentes, como el caso de Asia”.

VER VÍDEO DE LA INTERVENCIÓN EN EL PLENARIO

MARCELO.jpgEl primer ministro António Costa (izquierda) y el Presidente de la República portuguesa Marcelo Rebelo

Y más tarde, durante la rueda de prensa, el presidente Marcelo Rebelo de Sousa terminó su intervención, señalando el fuerte impacto que había tenido esta idea de raíz paniberista:

“Se sintió en la delegación portuguesa, la importancia y el eco, de haber hecho la conexión entre esta comunidad -la iberoamericana- y la CPLP. No sólo en la utilización del portugués, en la valorización de la intervención en portugués (-refiriéndose a la intervención de Antonio Guterres en portugués, sabiendo español-), sino por el hecho del peso de la conexión en esta acción de la mañana, haber mostrado como hipótesis importante para Comunidad Iberoamericana, la conexión y la complementariedad con una comunidad -la CPLP-, que, además, se va a reunir en Cumbre pasado mañana”, dijo el presidente luso.

VER VÍDEO DE LA RUEDA DE PRENSA

La idea de la convergencia entre el Sistema Iberoamericano y la CPLP circula por medios diplomáticos y su autoría (Paniberismo e Iberofonía) es del geopolitólogo Frigdiano Álvaro Durántez Prados (“La articulación del ‘Mundo Ibérico’, una realidad geopolítica del siglo XXI, Nueva Revista, Julio 2016”).

Esta idea ha tenido repercusión en el ámbito político a través del Partido Ibérico Íber en España y el Movimento Partido Ibérico en Portugal. Ambas organizaciones proponen “relanzar y ampliar la Comunidad Iberoamericana hacia África y Asia con el apoyo de la CPLP”. Afirman que “quieren evitar una posible duplicidad entre el marco iberoamericano y la integración latinoamericana. Necesitamos que el Sistema Iberoamericano se convierta en un Sistema Iberófono, sin excepciones geográficas”.

CRISIS INSTITUCIONAL

A pesar de los avances en materia de movilidad educativa iberoamericana, es un lugar común recordar la crisis del Sistema Iberoamericano. Recordemos que las cumbres pasaron de ser anules a bienales. En el Editorial de hoy de El País señala que ante “una inevitable crisis de madurez, hay otros elementos sobre los que actuar urgentemente si se quiere impedir que el sistema de cumbres languidezca. Destacan entre ellos el retraimiento de la política exterior española durante estos últimos años, que ha desatendido la región latinoamericana, y el recorte masivo de los instrumentos y recursos a disposición de la cooperación al desarrollo, que ha truncado los programas y experiencias concretas que permiten dotar de contenido real al espacio iberoamericano”.

Marcelo Rebelo de Sousa, en una entrevista publicada hoy en El Colombiano, afirma:

“Dimos un paso hacia el futuro. Después de 25 años de historia del bloque iberoamericano, era preciso crear una comunidad, porque no tenemos. Tenemos una conferencia, pero no hay comunidad, que implica más conocimiento recíproco, más relaciones económicas, financieras, culturales y sociales, y movilizar a más jóvenes. Crear esa realidad entre los pueblos ha sido una prioridad”, sentencia el presidente luso.

Y a la afirmación que el bloque se debilitó con las crisis de España y Portugal, responde que “el bloque está más fuerte ahora, económicamente y políticamente. De todas formas, necesita estarlo aún más, y para eso es necesario que estén todos los jefes de Estado aquí. No pueden ser 11 o 12. Es preciso movilizar más a los líderes, porque el tiempo corre y las potencias emergentes han surgido, y no nos podemos quedar atrás. Iberoamérica puede ser un mundo emergente muy fuerte, pero antes necesita ser una comunidad”.(…) “El paso del tiempo es un problema para la comunidad iberoamericana”.

La Declaración de Cartagena de Índias, recoge la reivindicación de la diplomacia portuguesa de “encomendar a la SEGIB que impulse iniciativas sobre bilingüismo que contribuyan a un mejor conocimiento reciproco del español y el portugués y que promuevan la incorporación y promoción de la enseñanza de las dos lenguas en el espacio iberoamericano, favoreciendo la movilidad académica en Iberoamérica y la proyección internacional de ambas lenguas”.

Antonio Guterres afirmó que la ausencia del “populismo xenófobo” en el espacio iberoamericano es un buen ejemplo al mundo.

La próxima Cumbre Iberoamericana será en Guatemala en 2018. Andorra, país europeo e iberoamericano, ha presentado su candidatura para el 2020.

Pablo González

El Partido Ibérico Íber propone relanzar y ampliar la Comunidad Iberoamericana hacia África y Asia con el apoyo de la CPLP

NOTA DE PRENSA ANTE LA CUMBRE IBEROAMERICANA DE CARTAGENA DE INDIAS (28-29 DE OCTUBRE) Y LA CUMBRE DE LA COMUNIDAD DE PAISES DE LENGUA PORTUGUESA (CPLP) DE BRASÍLIA (31 DE OCTUBRE-1 DE NOVIEMBRE)

logo-cumbre-ibero-final-03

“Queremos que el “Mundo Ibérico” tenga el peso político que le corresponde, ni más ni menos”

El Partido Ibérico Íber desea el máximo de los éxitos en el trabajo diplomático, político y cultural tanto para la XXV Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, como para la XI Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP).

La Cumbre Iberoamericana asume los retos de la “Juventud, Emprendimiento y Educación”, mientras que la CPLP abordará la “Agenda 2030: Objetivos de Desarrollo Sostenible”. El Partido Ibérico Íber “celebra que ambas cumbres se celebren seguidas en el tiempo dado que el espacio multinacional iberófono tiene objetivamente agendas comunes”.  El Partido Ibérico Íber propone “relanzar y ampliar la Comunidad Iberoamericana hacia África y Asia con el apoyo de la CPLP”. Afirman que “quieren evitar una posible duplicidad entre el marco iberoamericano y la integración latinoamericana. Necesitamos que el Sistema Iberoamericano se convierta en un Sistema Iberófono, sin excepciones geográficas”.

Íber considera “relevante que Guinea Ecuatorial, país hispanohablante sea parte de la CPLP, así como apoyamos que Uruguay y Galicia formen parte como miembros de pleno derecho de la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa. E insta al Ministerio de Asuntos Exteriores español que busque la fórmula legal más adecuada para que Galicia participe”.

El Partido Ibérico Íber (español) y el Movimento Ibérico Íber (portugués) firmaron, el pasado 1 de Octubre, la Declaración de Lisboa (ver abajo) donde fijan su estrategia paniberista internacional. Además de la convergencia confederal de España, Portugal y Andorra, uno de los objetivos del Partido Ibérico Íber es la “articulación intergubernamental de la Iberofonía, como Comunidad Iberófona de Naciones (los países que hablan español y portugués). Defendemos la convergencia de la Comunidad Iberoamericana de Naciones (Hispanoamérica, Brasil, Portugal, Andorra y España), la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (Angola, Mozambique, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe, Timor Leste y Macao), así como de otros territorios con pasado iberófono tales como República Árabe Saharaui Democrática, Islas Filipinas, Puerto Rico o Goa, entre otros, si así lo decidiesen soberanamente”.

 “Apostamos por crear sinergias iberófonas, generando un efecto multiplicador en la expansión del español y el portugués, así como del comercio. La economía de los países que hablan español representa un 10% del PIB mundial, mientras que la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa representa un 4% del mismo. Por tanto, la Iberofonía representa un 14% del PIB mundial. Además de tener un puente con los países de los BRICS a través de Brasil”

“El portugués y el español son las dos únicas grandes lenguas recíprocamente comprensibles. Nuestra patria está compuesta por 750 millones de iberófonos, resultado de sumar 500 millones de hipanoparlantes a los 250 millones de lusófonos. Queremos que el “Mundo Ibérico” tenga el peso político que le corresponde, ni más ni menos”

Declaración de Lisboa: https://estadoiberico.wordpress.com/2016/10/02/declaracion-de-lisboa/

Cultura Portugal, una iniciativa para visibilizar al vecino invisible

cultura-portugal-2

“El Vecino Invisible” es el nombre de un delicioso ensayo sobre el way of life portugués. Su título nos pone en evidencia el problema de la visibilidad de la cultura portuguesa en España. Una cuestión que el Excelentísimo señor D. Francisco Ribeiro de Menezes, embajador de Portugal, se encargó de recordar, el pasado martes 18 de octubre, cuanto había mejorado en los últimos 15 años. Con esta, son ya catorce muestras con las que se intenta superar lo que el mercado común europeo todavía no ha podido: eliminar la frontera mental.

Hace quince años era una novedad todo lo que se presentaba de ese vecino que compartimos tabique con tabique, raya con raya, más de ocho siglos. Una señora novedad de 800 años.

Evidentemente todo tiene su porqué. Entre las inercias heredadas: traumas de guerra, Francia e Inglaterra, lo atlántico y lo continental, etc…De aquelos malos vientos, hoy ni tenemos capacidad para un verdadero casamiento cultural ibérico, usando ese maldito proverbio de que “de Espanha, nem bom vento nem bom casamento”.

Desdén, mirada por encima del hombro, y portarse con los portugueses como muchos franceses hacen lo propio con los españoles. Un absurdo.

El Consejero de Cultura de la Embajada de Portugal en Madrid y Director de Cultura Portugal, D. Pedro Berhan da Costa, dijo ser un “optimista bien informado” en la divulgación mediática del acto. Para conseguir eso todos aquellos implicados en la aproximación de la hispanofonía con la lusofonía, debemos hacer un esfuerzo de divulgación y pedagogía contra las citadas inercias históricas. A la sazón, hace falta un poco más de osadía por parte portuguesa para atraer a la opinión pública española. Portugal es un misterio que está siendo descubierto como muchos turistas españoles.

Tendremos un final de año muy portugués en España. Portuguesizarnos, no nos vendrá nada mal. Como resaltó el embajador: “un país que ha ganado una Eurocopa y tiene un secretario general de la ONU, es que está haciendo las cosas bien”.

Especial relevancia tiene la obra de Vhils, inmortalizando a José Saramago en una de las fachadas de la Universidad Carlos III, o el ciclo de cine de Joao César Monteiro.

Pablo González

Aquí tienen toda la programación de la Muestra de Cultura Portuguesa. : http://culturaportugal.com/programacion/

imagen-1imagen-2imagen-3imagen-4

Más información en RNE:
http://www.rtve.es/alacarta/audios/emision-en-portugues/emisso-em-portugues-mostra-cultura-portuguesa-chega-14-edico-20-10-16/3763982/
http://www.rtve.es/alacarta/audios/una-casa-portuguesa/casa-portuguesa-r5-cultura-portugal-21-10-16/3765659/

Declaració de Lisboa

iberismo-cumbre-lisboa

Els ibèrics, com a pioners de la globalització i el mestissatge, estem cridats a liderar un món de futur incert, on tornen a aixecar-se fronteres i s’aprofundeix la crisi, de valors. Vivim en una península, al sud de la serralada dels Pirineus, en la part més occidental d’Europa, la qual frontera sud es situa a 14 kilòmetres de l’Àfrica, on podem trobar les aigües del Mar Mediterrani i Oceà Atlàntic. Trobada on es forja el nostre “esperit” ibèric, en paraules de Fernando Pessoa. La civilització ibèrica, fruit del creuament de diverses altres anteriors, va ser la primera de les europees a explorar terres desconegudes, difonent les nostres cultures i llengües arreu el món.

El portuguès i l’espanyol són les dues úniques llengües recíprocament intel.ligibles. La nostra pàtria està composta per 750 milions d’iberòfons, que resulten de sumar 500 milions d’hispanoparlants als 250 milions de lusòfons. Volem, ni més ni menys, que el “Món Ibèric” tingui el pes que li correspon.

El moviment iberista, altrament dit iberisme polític, és una tradició política hispanolusa que té més de dos segles d’existència, i que, deliberadament, ens ha estat amagada. Durant el segle XIX neix com a oposició liberal i modernitzadora davant l’absolutisme espanyol. Atès que en aquella època acostumava a haver-hi monarques lusos liberals, els liberals espanyols cercaven el suport dels seus iguals portuguesos per articular la unificació liberal i constitucional de la Península mitjançant la coronació d’un rei portuguès. Durant el segle XIX les propostes iberistes eren majoritàries al si dels corrents polítiques liberals i federals, les propostes dels quals eren modernitzadores, regeneradores i democràtiques.

Durant l’ultim terç del segle XIX, les crisis colonials  van sincronitzar els rellotges generacionals (Generació del 70 portuguesa, i del 78 i 14 espanyoles), la qual cosa va constituir el major intercanvi cultural de la història d’ambdós països, i va contribuir a que l’iberisme fos vist com un mitjà per recuperar el lideratge perdut en el món, tant d’Espanya com de Portugal. Es van establir les bases d’una iberitat antropològic-cultural, la qual cosa incluiria un fèrtil diàleg literari i una reflexió sobre les característiques mestisses de la civilització ibèrica, així com la seva tendència al mestissatge. Aquesta “Iberitat” va influir en la teoria del mestissatge iberotropical, que avui dia ens serveix per analitzar l’emigració iberoamericana, iberoafricana i iberoasiàtica en la Península, i la seva facilitat per a la integració i la creació de famílies mixtes d’espanyols/es i portuguesos/es.

Al llarg del primer terç del segle XIX, el moviment iberista va tenir un retrocés, amb l’excepció de l’iberisme catalanista lusòfil que va proposar la idea “triuna” d’articular una comunitat ibèrica al voltant dels eixos de Portugal, Castella i Catalunya. No obstant això, amb l’entrada en vigor de la Constitució espanyola de 1931, es va assolir una petita victòria en aconseguir el dret automàtic de ciutadania per als portuguesos e iberoamericans que residissin a Espanya, així com l’opció a la nacionalitat sense perdre l’originària. Posteriorment, l’exili republicà a Londres va promoure un debat iberista entre un català, un basc, un gallec i un portuguès, que es va plasmar en el llibre “Comunitat Ibèrica de Nacions” 1945. L’esmentat debat va tenir “ressò en el Regne Unit, França i Portugal, entre publicistes i governants europeus, i en Argentina, Brasil, Xile, Veneçuela, Mèxic i Estats Units, en col.lectivitats diverses  i entre homes d’Estat”, segons afirma l’editorial.

Al llarg dels segles XIX i XX va haver-hi il.lustres iberistes portuguesos i espanyols, com a ministres o presidents del Govern, però no van tenir la necessària sincronia política entre ambdós països per a poder tirar endavant l’ideal iberista, atès que el projecte requeria de la voluntat democràtica de les parts.

En els anys cinquanta  del segle XX, Brasil i Portugal van acceptar la seva inclusió en un marc de  cooperació iberoamericana. Encara no són reunions al més alt nivell, però ja és un marc intergovernamental. L’any 1954 es constitueix l’Organització d’Estats Iberoamericans per a l’Educació, la Ciència i la Cultura (OIE), i l’Organització Iberoamericana de la Seguretat Social (OISS). Va caldre esperar fins a 1991, en crear-se la Conferència Iberoamericana, la qual cosa suposa un marc intergovernamental de primer nivell, que inclou cimeres anuals entre els Caps d’Estat i de Govern. La diplomàcia portuguesa va reconèixer oficialment l’espai lingüístic i cultural comú de la “Comunicat Iberoamericana de Nacions”. Des de els nostres col.lectius, reclamem la seva lògica aplicació a l’espai iberoeuropeu, es a dir, l’articulació de la “Comunitat Ibèrica de Nacions”, composta actualment per Portugal, Andorra i Espanya. Països amb interessos comuns al si de la Unió Europea, que comparteixen un mateix espai multinacional iberòfon.

Malgrat que el debat iberista encara no ha aparegut en els mitjans de comunicació, ni en els nostres parlaments, existeix una clara simpatia d’una majoria de la població, així com testimonien nombroses enquestes d’ambdós països.

El 3 de maig de 2013 es va constituir com a associació el Moviment Partit Ibèric a Covilha (Portugal). Posteriorment, el 17 de desembre de 2014, va tenir la seva rèplica a Espanya, amb la inscripció del Partit Ibèric Ïber al Ministeri de l’Interior.

PARTIT IBÈRIC ÍBER / MOVIMENT PARTIT IBÈRIC

El Partit Ibèric Ïber / Moviment Partit Ibèric, es defineix ideològicament com a iberista i paniberista, es a dir, defensa un projecte polític pannacional ibèric que té un doble objectiu:

  • L’articulació constitucional i confederal d’Ibèria, com a Comunitat Ibèrica de Nacions, formada actualment per Portugal, Andorra i Espanya. El Partit Ibèric Íber i el Moviment Partit Ibèric, defensen els interessos dels ciutadans andorrans, portuguesos i espanyols, i dels residents procedents dels països iberòfons. Reivindiquem un iberisme sensat, plural i solidari, que giri al voltant de la Declaració Universal dels Drets Humans i del contracte social de l’Estat de Benestar just. Seguint la teoria aristotèlica de la virtut del terme mitjà, volem construir un consens social mínim del 66% en les societats espanyola, portuguesa i andorrana, amb la finalitat d’aconseguir els canvis constitucionals necessaris per a l’assoliment del nostre objectiu.
  • L’articulació intergovernamental de la Iberofonia*, com a Comunitat Iberòfona de Nacions (els països que parlen espanyol i portuguès). Defensem la convergència de la Comunitat Iberoamericana de Nacions (Hispanoamèrica, Brasil, Portugal, Andorra i Espanya), la Comunitat de Països de Llengua Portuguesa (Angola, Moçambic, Guinea Bissau, Guinea Equatorial, Cap Verd, Santo Tomé i Príncipe, Timor, Leste i Macau), així com d’altres territoris amb passat iberòfon, tals com Repúblic Àrab Sahrauí Democràtica, Illes Filipines, Puerto Rico o Goa, entre d’altres, si així ho decidissin sobiranament.

El Partit Ibèric Íber i el Moviment Partit Ibèric són col.lectius germans. Ens coordinem políticament, però cadascú adapta la seva estratègia a la realitat del seu país. Els  nostres fundadors Paulo Gonçalves i Casimiro Sánchez Calderón són un exemple d’honradesa política i intel.lectual, dels quals ens inspirem en el nostre dia a dia.

Aspirem a convertir-nos al mateix temps en un partit i en un  lobby. Partit, perquè volem ser una escola de pensament, un laboratori d’idees i un equip, per a crear una massa  crítica iberista i  portar l’iberisme a les institucions. Lobby, per a influir en la societat civil i per a que tots els partits polítics en prenguin testimoni i assumeixin l’ideal de l’Iberisme. Es a dir, volem condicionar l’agenda política i que el nou iberisme del segle XXI esdevingui un corrent ideològic transversal i hegemònic.

ELIMINAR DUPLICITATS, POTENCIAR EL QUE ENS UNEIX

L’articulació constitucional i confederal de la Comunitat Ibèrica de Nacions, tindrà les seves fases, serà voluntària i progressiva, i podrà començar per qüestions d’ampli consens que anulin “l’efecte frontera”, sense minvar les sobiranies nacionals, generant un “efecte estalvi” de costos administratius i augmentant el mutu coneixement. Dites mesures podrien ser: la unificació dels serveis públics, de la seguretat social, de l’espai radioelèctric, dels organismes reguladors del mercat i dels bancs centrals, la creació de lligues esportives ibèriques, la convalidació automàtica dels títols educatius, la creació de matèries comunes en plans d’ensenyament i la promoció de l’ensenyament bilingüe hispanoluso, tal com s’afirma en la Declaració Iberoamericana de Salamanca (2005). Una segona fase podria abordar estructures compartides de diplomàcia ibèrica en el marc de la Iberofonia, per exemple, un acord de l’Institut Cervantes i el Camoes, per al ús de la infraestructura comú amb la finalitat de divulgar les llengües i cultures ibèriques, en peu d’igualtat.

Tampoc no volem crear duplicitats amb la Unió Europea, atès que poc sentit tindria crear una institució intergovernamental a l’estil europeu, ja existent. Volem anar més enllà del que suposa la Unió Europea. Reconeixent com a un avenç extraordinari la fi de les duanes i dels passaports a La Raya, així com la cooperació transfronterera (euroregions/eurociutats), nosaltres considerem que és insuficient. Tenim una posició crítica envers les asimetries comercials i financeres de la Zona Euro, a on cada vegada més s’aprofundeix el forat entre els països del sud i del nord d’Europa. Som europeistes en la mesura que no sigui un obstacle per estrènyer les relacions entre els països ibèrics i iberòfons. La nostra mirada és multipolar: és europea, mediterrània, americana, asiàtica i africana.

Altra possible duplicitat a evitar seria entre el marc iberoamericà i la integració llatinoamericana. Els iberistes ens veiem reflectits en un mirall quan estudiem les diferents contribucions teòriques i pràctiques llatinoamericanistes. Ambdues suposen un diàleg entre la iberofonia i la lusofonia. La creació de la CELAC (Comunitat d’Estats Llatinoamericans i Caribenys), és un bon senyal, però, per tal d’evitar duplicitats, necessitem que el Sistema Iberoamericà esdevingui un Sistema Iberòfon, sense excepcions geogràfiques. Hem de coordinar-nos amb les emergents comunitats iberòfones en l’Amèrica del Nord, així com emparar-les en els seus interessos i donar-los suport en els seus anhels.

Tenim el deure de superar el que Unamuno va caracteritzar com “el xoc entre l’arrogància espanyola i la suspicàcia portuguesa”, guanyat a pols a causa de guerres i manca de comunicació. El nostre iberisme tindrà èxit en la mesura que ambdues actituds desapareguin. Rebutgem la integració de Portugal a Espanya, i defensem que la construcció d’Ibèria sigui obra tant de Portugal con d’Espanya i Andorra, sota els principis d’igualtat, no duplicitat de costos i mutu benefici. Des de l’iberisme, creiem que és possible un projecte que multipliqui les tres cultures, les tres economies i els tres idiomes en el món. Per altra banda, no volem oblidar el passat, volem aprendre dels errors per a construir un futur fratern, pròsper i just.

AVANTATGES DE LA COMUNITAT IBÈRICA DE NACIONS I DE LA IBEROFONIA

Plegats serem més forts i viurem millor. La suma de les nostres economies augmentaria el nostre poder de negociació davant de la Comissió Europea i la Troika. Un vot amb lideratge ibèric pot tenir més influència que dos vots separats. Representaria guanyar PIB, població i superfície.

Economia més eficient. Una economia ibèrica integrada ens situaria en una escala molt més eficaç i eficient, convertint la Península Ibèrica en una potència intermèdia, llista per entrar en el club del G8.

Una convivència harmoniosa entre els pobles ibèrics i una construcció d’identitat ibèrica comú. Volem proposar una solució superadora al voltant de l’iberisme per garantir la convivència entre les diferents nacions de la Península Ibèrica, , re-equilibrant el poder del centralisme madrileny i lisboeta en relació a l’eixos mediterrani, atlàntic, i les regions que pateixen abandonament institucional. La comunitat Ibèrica de Nacions, composta actualment per els Estats sobirans de Portugal, Espanya i Andorra, tindrà com a idiomes oficials els seus respectius idiomes oficials: portuguès, espanyol i català. Avui dia, no existeix la necessitat de centralitzar tota la burocràcia en un únic lloc. Per tant, pot haver-hi ministeris i d’altres institucions repartides i compartides al llarg del territori. La qual cosa ajudaria a construir un espai on les perifèries també se sentin part i siguin part de l’Estat.

Sinergies iberòfones. Es generarà un efecte multiplicador en la expansió territorial de l’espanyol i el portuguès, així com del comerç. L’economia dels països que parlen espanyol representa un 10% del PIB mundial, mentre que la Comunitat de Països de Llengua Portuguesa representa un 4% del mateix. Per tant, la Iberofonia representa un 14% del PIB mundial. A més de tendir ponts amb els països dels BRICS a través de Brasil.

En conclusió, estem abocats històricament al retrobament ibèric entre germans, per redescobrir-nos i reinventar-nos junts. És una oportunitat d’or per a demostrar que tenim un enorme potencial per  liderar junts un nou paradigma de la globalització. Estem convocats a construir Ibèria i la Iberofonia. Els Ibèrics hem de tenir una altra vegada la intel.ligència i la humilitat que van tenir el 7 de juny de 1494, quan, amb el Tractat de Tordesillas, van oblidar el que ens allunyava, i van escollir el que ens feia grans.

Reunits a la ciutat de Lisboa, aquesta declaració política va ser aprovada pel Partit Ibèric Ïber i el Moviment Partit Ibèric, a la Cimera del dia 1 d’octubre de 2016.

 

*Frigdiano Álvaro Durántez Prados és l’autor del concepte d’Iberofonia. (“Paniberisme i Iberofonia”, Revista Diplomàcia Segle XXI, Juliol de 2015)

O iberismo, solução para recuperar a soberania dos povos e das nações ibéricas

Entenda-se o Iberismo não como uma fusão dos estados ibéricos numa única nação, mas sim como uma união de estados independentes (dos actuais e dos que se vierem eventualmente a constituir democraticamente por consulta popular) assim como de todas as regiões autónomas insulares e peninsulares e seus respectivos estatutos de autonomia.

E uma união com uma política económica de complementaridade, de modo a melhor se poderem aproveitar todas as potencialidades que este nosso sub-continente nos oferece, e assim alcancar o bem-estar social que nossos povos merecem. E desenvolver ainda mais o intercâmbio cultural peninsular em curso, pondo em relêvo as especificidades regionais linguísticas e os seus costumes, as suas tradições e as suas manifestações artísticas (¹).

Já em meados do século IXX a ideia do Iberismo ressurge com alguma intensidade em Espanha e Portugal através principalmente dum livro, ou melhor dum manifesto de Sinibaldo de Más (²), onde esta ideia é defendida por personalidade ibéricas com alguns argumentos que sendo hoje obsoletos não invalidam contudo a actualidade da tese ali desenvolvida.

Hoje, Espanha e Portugal estão vivendo outra situacao neo-colonialista com a perda das soberanias, devido à vergonhosa aceitação, pelos govêrnos dos dois países, de uma política neo-liberal imposta pela Alemanha através do seu “orgão executivo” intitulado “União Europeia” e da moeda única.

Uma recuperação da soberania e da independência dos povos e das nações ibéricas só é possivel quando abandonarmos a moeda única (³), e revermos as nossas relações com a “União Europeia”.

Para isto é condição “sine qua non” uma União Ibérica, cuja constituição formal terá de ser democraticamente sujeita a discussão e consulta popular.

A Península Ibérica é um sub-continente separado naturalmente da Europa pela cordilheira dos Pirinéus. O nosso modo de vida, os nossos costumes, ou sejam as nossas características ibéricas são muito diferentes daquelas que se convencionaram chamar de europeias, e as quais na verdade só são as que se revelam predominantes na sua região central.

O Iberismo é uma realidade latente que aguarda unicamente o momento da sua formalização, impedida sempre por variadas razões histórico-políticas; actualmente, e devido aos efeitos negativos da adesão à “União Europeia” e à “moeda única”, estão criadas todas as condições necessárias para se poder levar a cabo com sucesso a sua concretização.

Autor: Otto Solano

————————————————————————————-
(¹) www. iberismo.org

(²) Sinibaldo de Mas
La Iberia – Memoria sobre la conveniencia de la union pacifica y legal de Portugal y España
Cuarta Edicion
Barcelona –Imprenta de Narciso Ramirez, Escudillers 40
1856

(³) Alberto Montero – La otra economia (www.albertomontero.com)

Otto Solano
2015
otto.solano@gmx.de

Declaración de Lisboa

iberismo-cumbre-lisboa

Los ibéricos, como pioneros de la globalización y el mestizaje, estamos llamados a liderar un mundo de futuro incierto donde vuelven a levantarse fronteras y se profundiza la crisis de valores. Vivimos en una península, al sur de la cordillera de los Pirineos y en la parte más occidental de Europa, cuya frontera sur está a 14 kilómetros de África donde se encuentran las aguas del mar Mediterráneo y el océano Atlántico. Encuentro donde se forja nuestro “espíritu ibérico” en palabras de Fernando Pessoa. La civilización ibérica, fruto del cruce de varias otras anteriores, fue la primera de las europeas en explorar tierras desconocidas, difundiendo nuestras culturas y nuestras lenguas a lo largo del mundo.

El portugués y el español son las dos únicas grandes lenguas recíprocamente comprensibles. Nuestra patria está compuesta por 750 millones de iberófonos, resultado de sumar 500 millones de hipanoparlantes a los 250 millones de lusófonos. Queremos que el “Mundo Ibérico” tenga el peso político que le corresponde, ni más ni menos.

El movimiento iberista, también llamado iberismo político, es una tradición política hispano-lusa que tiene más de dos siglos de existencia, y que, deliberadamente, se nos ha sido ocultada. Durante el siglo XIX nace como oposición liberal y modernizadora al absolutismo español. Dado que en aquella época solía haber monarcas lusos liberales, los liberales españoles buscaban el apoyo de sus pares portugueses para articular la unificación liberal y constitucional de la Península a través de la coronación de un rey portugués. En el siglo XIX las propuestas iberistas eran mayoritarias en el seno de las corrientes políticas liberales y federales, cuyas propuestas eran modernizadoras, regeneradoras y democráticas.

En el último tercio del siglo XIX, las crisis coloniales sincronizaron los relojes generacionales (Generación 70 portuguesa y del 68 y 14 españolas), lo que constituyó el mayor intercambio cultural de la historia de ambos países y contribuyó a que el iberismo fuera visto como una forma de recuperar el liderazgo perdido, tanto de España como de Portugal, en el mundo. Se pusieron las bases de una iberidad antropológica-cultural, lo que incluiría un fértil dialogo literario y una reflexión sobre las características mestizas de la civilización ibérica, así como su tendencia al mestizaje. Esta “Iberidad” influyó en la teoría del mestizaje iberotropical, que hoy nos sirve para analizar la emigración iberoamericana, iberoafricana y iberoasiática en la península y su facilidad de integración y de creación de familias mixtas con españoles/as y portugueses/as.

El primer tercio del siglo XX el movimiento iberista tuvo un retroceso, con la excepción del iberismo catalanista lusófilo que propuso la idea “triuna” de articular una comunidad ibérica sobre los ejes de Portugal, Castilla y Cataluña. No obstante, con la entrada en vigor de la Constitución española de 1931, se logró una pequeña victoria al conseguirse el derecho automático de ciudadanía a portugueses e iberoamericanos que residieran en España, así como la opción a la nacionalidad sin perder la originaria. Posteriormente, el exilio republicano de Londres promovió un debate iberista entre un catalán, un vasco, un cántabro y un portugués, que se plasmó en el libro “Comunidad Ibérica de Naciones” (1945). Dicho debate tuvo su “repercusión en el Reino Unido, Francia y Portugal, entre publicistas y gobernantes europeos, y en Argentina, Brasil, Chile, Venezuela, México y Estados Unidos en colectividades diversas y entre hombres de Estado” según afirma la editorial.

A lo largo del siglo XIX y XX hubo ilustres iberistas portugueses y españoles, como ministros o presidentes del Gobierno, pero carecieron de la necesaria sincronía política entre ambos países para poder llevar a cabo el ideal iberista, dado que el proyecto requería de la voluntad democrática de las partes.

En los años cincuenta del siglo XX, Brasil y Portugal aceptan incluirse en un marco de cooperación iberoamericana. Todavía no son reuniones al más alto nivel, pero ya es un marco intergubernamental. En 1954 se constituye la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OIE) y la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social (OISS). Habrá que esperar hasta 1991 para que se cree la Conferencia Iberoamericana, lo que supone un marco intergubernamental de primer nivel que incluyen cumbres anuales entre los Jefes de Estado y de Gobierno. La diplomacia portuguesa reconoció oficialmente el espacio lingüístico y cultural común de la “Comunidad Iberoamericana de Naciones”. Desde nuestros colectivos reclamamos su aplicación lógica al espacio iberoeuropeo, es decir, la articulación de la “Comunidad Ibérica de Naciones”, compuesta actualmente por Portugal, Andorra y España. Países, con intereses comunes en el seno de la Unión Europea, que comparten un mismo espacio multinacional iberófono.

A pesar de que el debate iberista todavía no ha aparecido en los medios de comunicación, ni en nuestros parlamentos, existe una clara simpatía de una mayoría de la población como así lo atestiguan numerosas encuestas en ambos países.

El día 3 de mayo de 2013 se constituyó en asociación el Movimiento Partido Ibérico en Covilhã (Portugal). Posteriormente, el 17 de diciembre de 2014, tuvo su réplica en España cuando fue inscrito en el Ministerio del Interior el Partido Ibérico Íber.

PARTIDO IBÉRICO ÍBER / MOVIMENTO PARTIDO IBÉRICO

El Partido Ibérico Íber/Movimento Partido Ibérico se define ideológicamente como iberista y paniberista, es decir, defiende un proyecto político pan-nacional ibérico que tiene un doble objetivo:

  1. La articulación constitucional y confederal de Iberia, como Comunidad Ibérica de Naciones, compuesta actualmente por Portugal, Andorra y España. El Partido Ibérico Íber y el Movimento Partido Ibérico defienden los intereses de los ciudadanos andorranos, portugueses, españoles y de los residentes procedentes de países iberófonos. Reivindicamos un iberismo sensato, plural y solidario que gire en torno a la Declaración Universal de los Derechos humanos y el contrato social del Estado de Bienestar justo. Siguiendo la teoría aristotélica de la virtud del término medio, queremos construir un consenso mínimo del 66% en las sociedades española, portuguesa y andorrana para conseguir los cambios constitucionales necesarios para la consecución de nuestro objetivo.
  2. La articulación intergubernamental de la Iberofonía[i], como Comunidad Iberófona de Naciones (los países que hablan español y portugués). Defendemos la convergencia de la Comunidad Iberoamericana de Naciones (Hispanoamérica, Brasil, Portugal, Andorra y España), la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (Angola, Mozambique, Guinea Bissau, Guinea Ecuatorial, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe, Timor Leste y Macao), así como de otros territorios con pasado iberófono tales como República Árabe Saharaui Democrática, Islas Filipinas, Puerto Rico o Goa, entre otros, si así lo decidiesen soberanamente.

El Partido Ibérico Íber y el Movimento Partido Ibérico son colectivos hermanos. Nos coordinamos políticamente pero cada uno ajusta su estrategia a la realidad de su país. Nuestros fundadores Paulo Gonçalves y Casimiro Sánchez Calderón son ejemplos de honradez política e intelectual, de los que nos inspiramos en nuestro día a día.

Aspiramos a convertirnos en un Partido y en un lobby al mismo tiempo. Partido, porque queremos ser una escuela de pensamiento, un laboratorio de ideas y un equipo para crear una masa crítica iberista y llevar el iberismo a las instituciones. Lobby, para influenciar en la sociedad civil y para que los partidos políticos nos copien y asuman el ideal del iberismo. Es decir, queremos condicionar la agenda política y que el nuevo iberismo del siglo XXI se convierta en una corriente ideológica transversal y hegemónica.

ELIMINAR DUPLICIDADES, POTENCIAR LO QUE NOS UNE

La articulación constitucional y confederal de la Comunidad Ibérica de Naciones tendrá sus fases, será voluntaria y paulatina, y podrá comenzar por cuestiones de amplio consenso que anulen el “efecto frontera”, sin mermar las soberanías nacionales, generando un “efecto ahorro” de costes administrativos y aumentando el conocimiento mutuo. Tales medidas podrían ser: la unificación de los servicios públicos, la seguridad social, el espacio radioeléctrico, organismos reguladores del mercado y bancos centrales, creación de ligas deportivas ibéricas, convalidación automática de títulos educativos, creación de materias comunes en planes de enseñanza y promoción de la enseñanza bilingüe hispano-lusa, como así se afirma en la Declaración iberoamericana de Salamanca (2005). Una segunda fase podría abordar estructuras compartidas de diplomacia ibérica en el marco de la Iberofonía, por ejemplo, un acuerdo entre el Instituto Cervantes y el Instituto Camões para el uso de la infraestructura común con la finalidad de divulgar las lenguas y culturas ibéricas, en pie de igualdad.

Tampoco queremos crear duplicidades con la Unión Europea, dado que poco sentido tendría crear una institución intergubernamental al estilo europeo, ya existente. Queremos ir más allá de lo que supone la Unión Europea. Reconociendo como un avance extraordinario el fin a las aduanas y los pasaportes en la Raya, así como la cooperación transfronteriza (euroregiones/eurociudades), lo consideramos insuficiente. Tenemos una posición crítica hacia las asimetrías comerciales y financieras de la Zona Euro donde cada vez más se profundiza la brecha entre países del sur y del norte de Europa. Somos europeístas en la medida que no sea un obstáculo para estrechar las relaciones entre los países ibéricos e iberófonos. Nuestra mirada es multipolar: es europea, mediterránea, americana, asiática y africana.

Otra posible duplicidad a evitar es entre el marco iberoamericano y la integración latinoamericana. Los iberistas nos vemos reflejados en un espejo cuando estudiamos las diferentes contribuciones teóricas y prácticas latinoamericanistas. Ambos suponen un dialogo entre la hispanofonía y la lusofonía. La creación de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) es una buena señal, pero para evitar duplicidades necesitamos que el Sistema Iberoamericano se convierta en un Sistema Iberófono, sin excepciones geográficas. Debemos coordinarnos con las emergentes comunidades iberófonas en América del Norte, así como ampararlas en sus intereses y apoyarlas en sus anhelos.

Debemos superar lo que caracterizó Unamuno como el choque entre la “arrogancia española y la suspicacia portuguesa”, ganado a pulso por guerras y falta de comunicación. Nuestro iberismo tendrá éxito en la medida que ambas actitudes desaparezcan. Rechazamos la integración de Portugal en España y defendemos que la construcción de Iberia sea obra tanto de Portugal como de España y Andorra, bajo los principios de igualdad, de no duplicidad de costes y de beneficio mutuo. Desde el iberismo, creemos que es posible un proyecto que multiplique a ambas culturas, a ambas economías y ambos idiomas en el mundo. Por otra parte, no queremos olvidar el pasado, queremos aprender de los errores para construir un futuro fraterno, próspero y justo.

VENTAJAS DE LA COMUNIDAD IBÉRICA DE NACIONES Y DE LA IBEROFONÍA

  • Juntos somos más fuertes y viviremos mejor.  La suma ambas economías aumentaría nuestro poder de negociación con la Comisión Europea y la Troika. Un voto con liderazgo ibérico puede tener más influencia que dos votos separados. Nos supondría ganar PIB, población y superficie.
  • Economía más eficiente. Una economía ibérica integrada nos situaría en una economía de escala mucho más eficaz y eficiente, convirtiendo a la Península Ibérica en una potencia intermedia, lista para entrar en el club del G8.
  • Una convivencia armoniosa entre pueblos ibéricos y una construcción identitaria ibérica común. Queremos proponer una solución superadora en torno al iberismo para garantizar la convivencia entre diferentes naciones de la península ibérica, reequilibrando el poder del centralismo madrileño y lisboeta en relación al eje del mediterráneo, el eje atlántico y las regiones que sufren del abandono institucional. La Comunidad Ibérica de Naciones, compuesta en la actualidad por los Estados soberanos de Portugal, España y Andorra, tendrá como idiomas oficiales sus respectivos idiomas oficiales: portugués, español y catalán. Hoy en día no existe la necesidad de centralizar toda la burocracia en un único lugar. Por tanto, puede haber ministerios y otras instituciones repartidas y compartidas a lo largo del territorio. Lo cual ayudaría a construir un espacio donde las periferias también se sientan parte y sean centro del Estado.
  • Sinergias iberófonas. Se generará un efecto multiplicador en la expansión del español y el portugués, así como del comercio. La economía de los países que hablan español representa un 10% del PIB mundial, mientras que la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa representa un 4% del mismo. Por tanto, la Iberofonía representa un 14% del PIB mundial. Además de tener un puente con los países de los BRICS a través de Brasil.

En conclusión, estamos abocados históricamente al reencuentro ibérico entre hermanos para redescubrirnos y reinventarnos juntos. Es una oportunidad de oro para demostrar que tenemos un enorme potencial para liderar juntos un nuevo paradigma de la globalización. Estamos convocados para construir Iberia y la Iberofonía. Los Ibéricos debemos tener otra vez la inteligencia y la humildad que tuvimos el 7 de junio de 1494 cuando, con el Tratado de Tordesillas, olvidamos lo que nos alejaba y escogimos lo que nos hacía grandes.

Reunidos en la ciudad de Lisboa, esta declaración política fue aprobada por El Partido Ibérico Íber y el Movimento Partido Ibérico en la Cumbre del día 1 de octubre de 2016

 

[i] Frigdiano Álvaro Durántez Prados es el autor del concepto de Iberofonía. (“Paniberismo e Iberofonía”, Revista Diplomacia Siglo XXI, Julio 2015)

Declaração de Lisboa

iberismo-cumbre-lisboa

Os Ibéricos, como pioneiros da globalização, somos chamados a liderar um mundo com futuro incerto onde voltam a levantar-se fronteiras e onde se aprofunda a crise de valores. Vivemos numa península a sul da cordilheira dos Pirenéus, na parte mais ocidental da Europa, cuja fronteira a sul está a catorze quilómetros de África no ponto de encontro entre o Mediterrâneo e o oceano Atlântico, ponto onde se forma o nosso “espirito Ibérico”, palavras de Fernando Pessoa. A civilização Ibérica, fruto do cruzamento de várias civilizações anteriores, foi a primeira civilização Europeia a difundir línguas e cultura no resto do mundo.

O Português e o Espanhol são as únicas grandes línguas entendíveis reciprocamente. A nossa “pátria” é composta por 750 milhões de Iberofonos, valor derivado da soma de 500 milhões de Hispânicos com os 250 milhões de Lusofonos. Queremos que o “Mundo Ibérico” tenha o peso político que lhe é devido por direito.

O movimento Iberista, também chamado de Iberismo Político, é uma opção política Luso-Hispânica  que tem mais de dois seculos, e que, deliberadamente nos foi ocultada. Durante o sec. XIX nasce como oposição Liberal e inovadora ao absolutismo Espanhol. Dado que naquela época era frequente haver monarcas Lusos liberais, os Liberais Espanhóis procuravam o apoio dos seus pares Portugueses para articular a unificação Liberal y constitucional da península através da coroação de um rei Português. No sec.XIX as propostas Iberistas tinham grande expressão no seio das correntes políticas Liberais e federais, cujas propostas eram modernizadoras, regeneradoras e democráticas.

No último terço do sec.XIX, as crises nacionais sincronizaram as vontades geracionais (geração de 70 Portuguesa e de 68 e 14 Espanholas), o que constituiu o maior intercâmbio  cultural da história de Portugal e Espanha e contribuiu para que o Iberismo fosse visto como forma de recuperar a influência perdida no mundo. Surgiram as bases de uma Iberidade antropológico-cultural o que proporcionou um diálogo intenso e uma reflecção sobre as características mestiças da civilização Ibérica assim como a sua tendência para a contínua a mistura de raças. Esta Iberidade teve inflência na teoria mistura de raças intertropical, que hoje serve-nos para analisar e compreender a imigração Ibero-americana, ibero-africana e ibero-asiatica na península Ibérica assim como a sua facilidade de integração e constituição de famílias mistas entre com Espanhóis e Portugueses.

No primeiro terço do sec.XX o movimento Iberista teve um retrocesso, com excepção do Iberismo Catalão que propôs a ideia “triuna” de articular uma comunidade Ibérica sobre o eixo Portugal – Castela – Catalunha. No entanto com a entrada em vigor da Constituição Espanhola de 1931, conseguiu-se uma pequena vitória ao conseguir-se o direito automático de cidadania a Portugueses e Ibero-americanos que residissem em Espanha, assim como a opção de dupla nacionalidade. Posteriormente, o exilio Republicano de Londres promoveu um debate Iberista entre um Catalão, um Basco, um Cantábrico e um Português que resultou num livro “Comunidade Ibérica de Nações”(1945). Dito debate teve repercussão no Reino Unido, França e Portugal editores e governantes Europeus, mas também, na Argentina, Brasil, Chile, Venezuela, México e Estados Unidos em colectividades diversas e entre homens de Estado.

Durante o sec. XIX e XX houve ilustres Iberistas Portugueses e Espanhóis, tais como: ministros ou presidentes de governo, mas, faltou a necessária sincronia política entre ambos países para poder levar a cabo o ideal Iberista, dado que o projecto requeria a vontade democrática das partes.

Nos anos cinquenta do sec.XX,  Portugal e o Brasil aceitam a inclusão numa base de cooperação Ibero-americana. Contudo, não são reuniões ao mais alto nível, mas já são conversações intergovernamentais. Em 1954 constitui-se a Organização de Estados Ibero-americanos para a educação, a Ciência e a Cultura (OIE) e a Organização Ibero-americana para a Segurança Social (OISS). Temos que esperar até 1991 para ver nascer a Conferência Ibero-americana, o que supõe uma base intergovernamental ao mais alto nível que inclui Cimeiras anuais entre os chefes de Estado e de Governo. A diplomacia Portuguesa reconheceu oficialmente o espaço comum linguístico e cultural da “Comunidade Ibero-americana de Nações”. A partir das nossas organizações (Íber e mPI) exigimos a mesma lógica ao espaço Europeu, isto é, a articulação da “Comunidade Ibérica das Nações” composta, composta actualmente por Portugal, Andorra e Espanha. Países com interesse comuns no seio da União Europeia, que partilham o mesmo espaço multinacional Ibérico.

Apesar de que o debate Iberista ainda não está muito difundido pela comunicação social ou nos nossos parlamentos, existe uma clara simpatia por esta opção política como o demonstram várias sondagens.

Em Maio de 2013 constituiu-se, na Covilhã, o movimento Partido Ibérico em Associação. Posteriormente em Dezembro de 2014 o organismo gémeo constituiu-se legalmente no ministério do interior, como Partido Político em Espanha, com o nome de Partido Ibérico Íber.

Partido Ibérico Íber / Movimento Partido Ibérico

O Partido Ibérico Íber / Movimento Partido Ibérico definem-se ideologicamente como Iberistas e Pan-Ibérista, isto é, defendemos um projecto político pan-nacional Ibérico que tem um duplo objectivo:

  1. A articulação constitucional e confederal da península Ibérica, como Comunidade Ibérica de Nações, composta actualmente por Portugal, Espanha e Andorra. O Partido Ibérico Íber e o Movimento Partido Ibérico defendem os interesses dos cidadãos Andorranos, Portugueses, Espanhóis e dos residentes de países Iberófonos. Reivindicamos um Iberismo sensato, plural y solidário assente na Declaração Universal dos Direitos Humanos e num modelo de um estado social justo. Seguindo a teoria de Aristóteles do ponto intermédio como equilibrio, queremos construir um consenso mínimo de 66% nas sociedades Portuguesa, Espanhola e Andorrana para legitimar as alterações constitucionais necessárias ao nosso objectivo.
  2. A articulação Intergovernamental da Iberofonia i, como Comunidade Iberófona de Nações. Defendemos a convergência da Comunidade Ibero-americana de Nações (América Hispânica, Brasil, Portugal, Andorra e Espanha), a Comunidade de Países de Língua Portuguesa (CPLP), assim como outros territórios com passado Iberófono.

O Partido Ibérico Íber e o movimento Partido Ibérico são organismos irmãos. Coordenamo-nos politicamente mas cada entidade ajusta a sua estratégia à realidade do seu país. Os nossos fundadores Paulo Gonçalves e Casimiro Calderón são exemplos de honradez política e intelectual, que nos inspiram dia-a-dia.

Aspiramos a converter-nos, simultaneamente, num Partido e num lobby. Partido porque queremos ser uma “escola” de pensamento, um laboratório de ideias e uma equipa com o objectivo de formar massa critica e levar o Iberismo às instituições. Lobby para influenciar a sociedade civil e as instituições partidárias por forma a assumirem uma lógica Iberista. Isto é, queremos condicionar a agenda política e que o novo Iberismo do sec. XXI se converta numa corrente transversal.

ELIMINAR DUPLICIDADES, POTENCIAR O QUE NOS UNE

A articulação constitucional e confederal da Comunidade Ibérica de Nações fará o seu caminho, será voluntária mas sistemática e poderá iniciar-se com os sinais de convergência que anulem o “efeito de fronteira” sem esgotar as soberanias nacionais, gerando um efeito poupança de recursos ao mesmo tempo que aumentará o nível de cumplicidade. Tais medidas como a unificação de serviços públicos, a segurança social, o sinal rádio e de televisão, organismos reguladores e, sobretudo, os bancos centrais, ligas desportivas, equivalências académicas, ensino generalizado das línguas Ibéricas, em linha com a Declaração Iberoamericana de Salamanca (2005). Numa fase posterior poderia abordar-se a partilha de estruturas diplomáticas na base da Iberofonia, por exemplo, um acordo entre o Instituto Cervantes e o Instituo Camões para usar a infra-estrutura comum no sentido de divulgar as línguas e as culturas Ibéricas em igualdade de circunstâncias.

Também não queremos criar duplicidades com a União Europeia, dado que teria pouco sentido criar uma instituição intergovernamental ao estilo Europeu, já existente. Queremos ir mais além do que significa uma União ao estilo Europeu. Reconhecendo como um enorme avanço o fim das alfândegas e dos vistos, assim como a cooperação transfronteiriça (Euroregiões/Eurocidades), ainda assim consideramo-lo insuficiente. Temos uma posição crítica em relação às assimetrias da zona Euro, onde cada vez mais se vinca a brecha entre os países do Sul e do Norte. Somos Europeístas na medida em que não seja um obstáculo para estreitar relações entre os países Ibéricos e Iberófonos. A nossa visão é abrangente: é Europa, mediterrâneo, Americana, Africana e Asiática.

Outra possível duplicidade a evitar é entre contexto Ibero-americano e a Integração Latino-americana. Os Iberistas revemo-nos ao espelho quando estudamos as diferentes contribuições teóricas e práticas latino-americanas. Ambas supõem um diálogo entre a Hispanofonia e a Lusofonia. A criação de CELAC (Comunidade de Estados Latino-americanos e das Caraíbas) é um bom sinal, mas para evitar duplicidades é preciso que o Sistema Ibero-americano se converta num Sistema Iberófono, sem excepções territoriais. Devemos coordenar-nos com as comunidades Iberófonas emergentes na América do Norte, assim como apoia-las e ajuda-las nos seus anseios.

Devemos superar o que chamou Unamuno como como o choque entre a “arrogância Espanhola e a desconfiança Portuguesa”, que foi crescendo por via de guerras e falta de comunicação. O nosso Iberismo terá sucesso na medida em que ambas posturas desapareçam. Rechaçamos a Integração de Portugal em Espanha e defendemos que a construção da Ibéria seja obra de Portugal, Espanha e Andorra; tendo por base os princípios da igualdade, da optimização de recursos e das vantagens mútuas. Acreditamos que com o Iberismo é possível um projecto que exponencie as nossas culturas, as nossas economias e a nossa sociedade no mundo. Por outro lado não pretendemos esquecer o passado, queremos aprender com os erros e construir um futuro fraterno, próspero e justo.

VANTAGENS DA COMUNIDADE IBÉRICA DE NAÇÕES E DA IBEROFONIA

  • Juntos somos mais fortes e viveremos melhor. A soma de ambas as economias aumentaria o nosso poder de negociação na Comissão Europeia e nas restantes Instituições Financeiras Internacionais. Uma posição conjunta Ibérica pode ter mais impacto que duas tomadas de posição separadas. Supunha ganhar PIB, população e superfície.
  • Economia mais eficiente. Uma economia Ibérica Integrada colocar-nos-ia numa economia de escala muito eficaz e eficiente, convertendo a península Ibérica numa potência Intermédia, preparada para entrar no G8.
  • Uma convivência harmoniosa entre povos Ibéricos e uma construção identitária comum. Queremos propor uma solução superadora em torno ao Iberismo para garantir a convivência entre diferentes nações da península Ibérica, reequilibrando o poder do centralismo de Madrid e Lisboa, em relação ao eixo Mediterrânico, ao eixo Atlântico e às regiões que sofrem de abandono institucional. A comunidade Ibérica de Nações, composta actualmente pelos Estados soberanos de Portugal, Espanha e Andorra, terá como idiomas oficiais os seus respectivos actuais idiomas oficiais: Português, Espanhol e Catalão. Hoje não há a necessidade de centralizar toda a administração, pode haver ministérios e outras instituições repartidas e partilhadas por todo o território. Assim, constrói-se um espaço onde as periferias também fizem parte das decisões do Estado.
  • Sinergias Iberófonas. Ganhar-se-á um efeito multiplicador na expansão do Espanhol e do Português, assim como da vertente económica. A economia dos países que falam Espanhol representa 10% do PIB mundial, assim como a CPLP representa 4%. Portanto, a Iberofonia representa 14% do PIB mundial. E ainda aproveitar uma ponte entre os BRICS através do Brazil.

Em conclusão, estamos historicamente destinados ao reencontro Ibérico entre irmãos para nos redescobrirmos e reinventarmos. É uma oportunidade de ouro para demonstrarmos que temos um enorme potencial para liderar um novo paradigma da globalização. Estamos chamados a construir a Ibéria y a Iberofonia. Os Ibéricos devemos ter outra vez a inteligência e a humildade como em 7 de Junho de 1494 a quando do Tratado de Tordesillas; esquecemos o que nos afastava e escolhemos o que nos fazia grandes.

Reunidos na Cidade de Lisboa, esta declaração Política foi aprovada pelo Partido Ibérico Íber e pelo Movimento Partido Ibérico, na Cimeira do dia 1 de Outubro de 2016.

­­­­­­­­­­­­­­

_________________________________

[1] Frigdiano Álvaro Durántez Prados é o autor do conceito de Iberofonía. (“Paniberismo e Iberofonía”, Revista Diplomacia Siglo XXI, Julho 2015)