[Cartas] El Ministerio de Educación toma nota de las propuestas del Íber en pro de la lengua portuguesa

Noticia de La Comarca de Puertollano. El Partido Ibérico Íber remitía una carta al ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo y Montojo, tras la Cumbre de Lisboa-Cimeira del pasado 1 de octubre, en la que llegaron a varios acuerdos como que los centros educativos de primaria y secundaria, de todo el territorio nacional, implanten el portugués como lengua extranjera de opción, así como la creación de una alianza entre el Instituto Camoes y Cervantes de cara a difundir ambas lenguas.

Por su parte Méndez de Vigo y Montojo ha dado respuesta a la carta con otra en la que afirma; “le agradezco sus aportaciones y le informo que hemos dado traslado de las mismas a la Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, para su oportuna valoración”.

Bajo estas líneas les dejamos ambas cartas:

carta-de-respuesta-ministerio-de-educacion

Partido Ibérico Íber

Excelentísimo Sr. Ministro de Educación, Cultura y Deporte D. Íñigo Méndez de Vigo y Montojo.

Por la presente el Partido Ibérico Íber, partido político registrado en el Ministerio del Interior el 17 de diciembre de 2014, propone al nuevo gobierno, en el marco de un posible Pacto de Estado por la Educación, que los centros educativos de primaria y secundaria, de todo el territorio nacional, implanten el portugués como lengua extranjera de opción y evaluación curricular, como ya se viene haciendo en las comunidades autónomas de Galicia y Extremadura. Cabe destacar en Andalucía, aunque sea limitado a unos pocos institutos, el programa “José Saramago, donde también se ofrece como materia optativa el portugués. En coherencia con dicha propuesta sería importante que la Historia de España se abordará desde el conjunto de Hispania para que nuestras nuevas generaciones tuvieran un mayor conocimiento del país vecino. Se puede hacer mucho más en materia de intercambio estudiantil entre ambos países en primaria y secundaria, cuestiones que deberían formar parte de la agenda de ambos países de cara a la Cumbre Ibérica de la próxima primavera.

Dicha propuesta viene a aplicar los criterios tanto de la UE, que obliga a estudiar dos lenguas foráneas desde 2010, como de la Cumbre Iberoamericana de Cartagena de Indias de 2016: “impulsar iniciativas sobre bilingüismo que contribuyan a un mejor conocimiento recíproco del español y el portugués y que promuevan la incorporación y promoción de la enseñanza de las dos lenguas en el espacio iberoamericano, favoreciendo la movilidad académica en Iberoamérica y la proyección internacional de ambas lenguas”. Desde la Cumbre de Salamanca de 2005 se viene insistiendo en la difusión del portugués en España (e Hispanoamérica) pero hasta hoy se constata que no se ha realizado nada en esa dirección.

Existe un desconocimiento completo de la opinión pública española de la importancia de la lengua portuguesa, que es hablada por más de 250 millones de personas. Hay un problema de falta de oferta y de demanda, como se constata en la ausencia de la enseñanza del portugués en los Institutos Oficiales de Idioma, salvo en alguna excepción fronteriza. La falta de demanda responde a la ausencia de información. Es absolutamente necesario abordar una estrategia con el Instituto Camoes, como así realiza Extremadura y Galicia, para revalorizar el portugués y ofrecer al menos un programa a distancia para la enseñanza del portugués similar al That’s English.

Aprovechamos la ocasión para informar a su gobierno que consideramos totalmente estratégico que haya una alianza entre el Instituto Camoes y Cervantes de cara a difundir ambas lenguas.

Quedamos a la espera de su respuesta.

En Puertollano a 9 de diciembre de 2016

Ramón Martín‐Lara Gómez

Presidente Partido Ibérico Íber

Respuesta del ministro de Educación, Cultura y Deporte

En nombre del ministro de Educación, Cultura y Deporte, acuso recibo de su atento escrito del pasado 9 de diciembre en el que expone la necesidad de impulsar el estudio de la lengua portuguesa en nuestro sistema educativo y propone que se tengan en cuenta sus propuestas en el marco del Pacto de Estado Social y Político por la Educación.

Le agradezco sus aportaciones y le informo que hemos dado traslado de las mismas a la Secretaría de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, para su oportuna valoración.

Madrid, 12 de enero de 2.017

http://www.lacomarcadepuertollano.com/diario/noticia/2017_01_26/21

DATOS ACTUALIZADOS SOBRE EL PROGRAMA DE LENGUA PORTUGUESA EN LA ENSEÑANZA ESPAÑOLA

Anuncios

El español, acosado

Texto de Francisco López Barrios, Coordinador Cultural del Partido Ibérico Íber.

El segundo idioma del mundo, detrás del chino, con un significativo impacto tanto en el PIB español como en el mundial y con un relevante papel como soporte de diversas industrias culturales, productoras de cine, editoriales,cadenas de televisión, etc, no solo de España, sino de la multitud de países de habla hispana, se ve acosado y postergado en los EEUU de Donald Trump. Y, aunque a muchos, sobre todo entre los jóvenes colonizados mentalmente por yanquilandia, el asunto les resulte baladí, lo ignoren por pura ignorancia y sometimiento a los designios del colonialismo cultural anglosajón o por pasotismo trufado de incultura y desconocimiento, la verdad es que el asunto afecta a nuestras vidas en la medida en que también afecta a la economía. Los franceses, de quien tantas cosas nos quedan por aprender, repiten una frase que resume la situación: “primero introduzcamos el idioma; más tarde llegará la Renault”.

   Pero, al margen de la visión del idioma como un instrumento de negocio o de penetración económica, creo que puede hablarse de un aspecto más grave, que se refiere a la colonización cultural y que en España es evidente: desde los nombres de los bares, hasta los anuncios de la televisión, pasando por los grupos de cantantes que, cual esclavos sometidos al idioma y los gustos del dueño de la plantación, no vacilan en cantar y grabar sus discos en inglés para vergüenza de propios y ajenos. Es decir: de españoles con dignidad y amor a su idioma y de tantos iberoamericanos que se sienten frustrados al ver como la subordinación a la cultura yanqui no solo se produce en sus países (en algunos ya no tanto) sino incluso en una de las grandes naciones europeas a cuyo tronco lingüístico y cultural pertenecen.

   El menosprecio del español como idioma viene de antiguo entre los pueblos del norte de Europa y de América. No hará falta recordar que la Unión Europea lo desechó hace unos años como idioma oficial para las reuniones multilaterales y multilingües, con la intención de racionalizar los procesos negociadores simplificando los canales de comunicación, y con un criterio basado más en la cantidad de habitantes de cada país que en la proyección real de las lenguas excluidas: caso del español por su universalidad o del italiano por el número de habitantes que lo hablan. Creo que las lineas del articulo de David Fernández Vítores, que reproduzco parcialmente, explican con claridad el problema:

casa-blanca

“La situación del español en la UE está determinada fundamentalmente por tres factores: su estatus de lengua oficial, su elevado número de hablantes nativos y su fuerte proyección como lengua de comunicación internacional fuera de la Unión. Junto con el polaco, el español es la quinta lengua de la Unión Europea por número de hablantes nativos . Este dato es sin duda un argumento de peso a la hora de reivindicar una mayor cobertura lingüística para este idioma en la traducción de los documentos producidos por las instituciones y en la interpretación de las reuniones multilingües que en ellas tienen lugar. Por eso, aunque el inglés, el francés y, en muy menor medida, el alemán, son los idiomas más utilizados en el trabajo diario de las instituciones, el español ocupa, junto con el italiano, la cuarta posición en esta clasificación. De hecho, en más de una ocasión España e Italia han solicitado de forma conjunta que, en las reuniones con una cobertura lingüística limitada a tres lenguas, esta se ampliara a cinco para incluir así el italiano y el español.

En algunas agencias especializadas de la Unión, este régimen lingüístico ampliado a cinco lenguas no es solo una práctica institucional consolidada, sino que está reconocido de derecho. Es el caso de la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI), cuyo Reglamento interno reconoce cinco lenguas de trabajo: español, alemán, francés, inglés e italiano. Con todo, la tendencia general es, como se ha visto, a limitar en la medida de lo posible el número de lenguas utilizadas en las instituciones comunitarias y evitar así que el multilingüismo se convierta en una rémora para su funcionamiento. En principio, esta limitación perjudica al español, al menos en el ámbito institucional. Sin embargo, al desactivarse el incentivo que supone para el aprendizaje de una lengua su uso dentro de las instituciones, es probable que gran parte de los ciudadanos europeos que actualmente concentran sus esfuerzos en aprender alemán, italiano o incluso francés, decidan canalizar estos esfuerzos hacia el aprendizaje del español, que cuenta con una mayor proyección internacional y, por tanto, les resultaría más útil para comunicarse fuera de las fronteras de la Unión”.

     Comprensible o no, el hecho es que los idiomas de los países que la prensa inglesa calificó en su momento como los PIGS (Cerdos) de europa, y que se recogían por sus iniciales en el acróstico, (Portugal, Italia, Grecia, Spain) nunca han gozado de gran estima por sus valores culturales en países que desconocieron habitualmente lo que sucedía más allá de la frontera de sus ombligos.

Y no solo se trata de la “Leyenda Negra” escrita y fomentada por las potencias europeas rivales de España, leyenda que ahora se reconoce incluso por los historiadores de los países que la crearon y fomentaron. Es que incluso a principios del siglo XX, científicos norteamericanos como Davenport o Madison Gray, los grandes inspiradores del nazismo alemán y maestros de Hitler, se referían a los perversos genes de los pueblos del mediterráneo y de las malas costumbres de los latinos y católicos en un sentido absolutamente peyorativo, descalificando sus aptitudes para el trabajo o la constancia en el esfuerzo comparadas con las excelsas cualidades de los pueblos nórdicos. Incluso en nuestros días, el gran pensador del animalismo, Peter Singer, en su libro “Liberación animal” no vacila en caer en los mismos tópicos emocionales, asegurando que el maltrato animal tiene su origen en la barbarie de los pueblos que habitan a las orillas del mediterráneo.

     Algún día volveré sobre ese asunto sorprendente. Pero hoy toca decir, sin innecesarios radicalismos españolistas, que no ofende quien quiere sino quien puede. Y que de un patán grosero y multimillonario no se podía esperar otra cosa. Suprimir el español de las páginas web de la Casa Blanca estadounidense es insultar a los más de cincuenta y cinco millones de habitantes que hablan español en los EEUU; es actuar con una grosería innecesaria y alevosa; y es, sobre todo, la confesión del miedo ante una gran nación cultural, como la iberoafroamericana, que poco a poco despierta de su letargo y que, con iniciativas como las lideradas por el Partido Ibérico Iber en España y el Movimento Partido Ibérico en Portugal, vivirá días de esplendor antes de lo que muchos imaginan.

Bibliografía iberista (XVIII): “Mi Misión en Portugal” (A. Fernández; 1878)

El libro narra la misión secreta iberista de Ángel Fernández de los Ríos (1821-1880) como embajador en Portugal entre los años 1869 y 1873. Con la complicidad del gobierno español y el grupo del Mariscal Saldanha en Portugal, intentó convencer al rey Fernando II, emparentado con la familia real inglesa, para asumiera el trono español.

lamisionen-portugal

Como explicaba en el ensayo Iberismo Multidisciplinar:

Según el profesor de Historia José Antonio Rocamora: “un hipotético movimiento unificador encabezado por Portugal confrontado con el Estado español en los últimos años del reinado de Isabel II habría tenido claras opciones de éxito, al menos en el corto plazo”. “En 1866 circuló el rumor en la prensa internacional de que un levantamiento progresista ese año tuvo como lema precisamente la unión ibérica”. La juerguista Isabel II es destronada en 1868 por la revolución La Gloriosa y comienza el Sexenio revolucionario. Un año después, en enero de 1869, el embajador de España en Portugal, y miembro de la generación del 98, Ángel Fernández de los Ríos (“Mi Misión en Portugal”; 1878) encabeza las negociaciones con Fernando II (1816-1885), antiguo rey portugués “consorte” de la reina “lusocarioca” Isabel II y padre del entonces rey Luis I, para unificar ambas coronas. Era el enésimo ofrecimiento liberal de la corona española, pero el primero oficioso, desde el poder y en nombre del Estado y el pueblo español. Las negociaciones avanzan, con un fuerte impulso de Prim y Olózaga. Tratan de limar la oposición de Francia y resistir a la inglesa. Las negociaciones “tocan hueso” cuando Fernando II pone de condición que nunca las coronas de los dos estados recayesen en una persona. Y precisamente esa era la idea española, que, a su muerte, el trono fuera heredado a su hijo Luis I, entonces rey de Portugal. Querían fichar a la Casa de Braganza entera para que no volviese más la borbónica. Finalmente, se trunca dicha oportunidad. Fernando II estaba muy a gusto con su vida contemplativa en su bucólico Palacio da Pena en Sintra. El turno pasó y el parlamento hizo rey al príncipe italiano Amadeo de Saboya, que no conseguirá estabilizar el caos español de la tercera guerra carlista y el conflicto independentista en Cuba.

Para leer todas estas historias de primera mano, tienen en libro digitalizado en la web de la Biblioteca Nacional. Son más de 700 páginas. Lea “Mi Misión en Portugal”.

Bibliografía iberista (XVII): “El Brasil Filipino” (Ricardo Dos Santos; 1993)

“Filipino”, al igual que las Islas Filipinas, se refiere a la llamada dinastía filipina que inaugura Felipe II con la monarquía hispánica. Felipe II es rey de Portugal y rey de España. Se preserva la autonomía del reino Portugués, pero los territorios del imperio portugués y español, están bajo el mismo cetro filipino. Son sesenta años de presencia limitada española en Portugal y en su territorio americano -Brasil- (1580-1640), y viceversa.  Si bien en África y Asia se impide la presencia española.

Dicha experiencia, llamada “Unión Ibérica”, tuvo un comienzo feliz pero un final traumático con unas expectativas económicas defraudadas y un Portugal que no había dejado de tener un rey ausente. Primero con la desaparición de Sebastião y después con la ausencia de visitas de Felipe III y Felipe IV. Sólo Felipe II, por estar educado por su madre portuguesa, Isabel, pasó dos años en Lisboa para acoplar el sistema portugués al español, sin perder protagonismo sobre su territorio y dándoles algunas ventajas. Felipe II con sus despachos universales tendría que gobernar el mundo.

Badajoz y Sevilla mantuvieron fuertes vínculos comerciales con Portugal, algunos derivados de monopolios portugueses.

recuperacion-de-bahiaRecuperación de Bahia

Un elemento negativo fue que el imperio portugués, a pesar de su autonomía (jurada por Felipe II en Tomar) y la protección del ejercito español de los ataques holandeses, ganó muchos enemigos. Y finalmente el intento de Felipe IV de instaurar un centralismo de corte absolutista desata el movimiento de la restauración de la independencia de un país más antiguo que España. Brasil le siguió en ese movimiento, pero ya era un nuevo Brasil. Brasil, además de raíces ibéricas, tiene una capa identitaria hispánica. La más destacada: su dimensión continental, puesto que empezó a hacer una colonización “a la española”, entrando en el interior del continente.

940px-Iberian_Union_empires_svg

Ricardo Dos Santos afirma: “Para Brasil fue beneficiosa la unión de los reinos peninsulares porque desaparecieron las rivalidades y futuras dudas sobre la demarcación territorial, siendo superadas las fronteras por cima de la línea papal y de Tordesillas, que limitaba la extensión geográfica de la posesión portuguesa. Ello culmina con la señalada influencia que tuvieron los españoles en el Brasil colonial en el desarrollo cultural, religioso, administrativo y jurídico, representado en las Ordenanzas Filipinas que tuvieron curso legal en el país (1603 a 1916) en los 60 años de dominio español (1580-1640)”

El presente libro se basa en un estudio único y de un valor incalculable. Es una actualización y pequeña ampliación del libro deOs Tres Felipes da Espanha que foram Reis do Brasil: reivindicaçao histórica dos 60 anos do período filipino: um capítulo esquecido da história do Brasil” de P. Nuñez Arca (1957).

A destacar también el papel del jesuita José de Anchieta (1534-1597), fundador de las ciudades de Sao Paulo y Rio de Janeiro, así como las corrientes migratorias con la América hispana, que dejaron huella en el sur, el oeste y el norte. Migraciones recientes, del pasado siglo, como la española o siria, y sobre todo, la italiana, dieron un influjo de cultura mediterránea a Brasil, que le hizo aproximarse aún mas al estilo de vida español. Curiosamente Italia y Brasil habían compartido imperio bajo el cetro “filipino” durante la unión ibérica.

Grandes nombres brasileños como Machado de Assis o Gilberto Freyre se consideraban herederos de la literatura española. Incluso el mexicano Carlos Fuentes, considera que Machado de Assis es el mejor continuador de la tradición de El Quijote en Iberoamérica.

Por otro lado, también hubo influencias jurídicas lusobrasileñas en el ordenamiento jurídico portugués y español. Una de las contribuciones constitucionales del emperador de Brasil Pedro I (IV de Portugal) fue el papel de “poder moderador” adjudicado al rey para atemperar y conciliar a las partes. Un precepto que está en la actual constitución portuguesa, asignando esa función al presidente de la república, así como en la actual constitución española, como papel del rey. Por tanto, el poder moderador es una auténtica contribución jurídica panibérica por un emperador constitucionalista hijo de una española y un portugués y que en algún momento sopesó asumir un reinado para toda la Iberidad (reinos de España, Portugal y Brasil).

https://pt.wikipedia.org/wiki/Poder_moderador

Pablo González

Información sobre las Cortes de Tomar

https://pt.wikipedia.org/wiki/Cortes_de_Tomar_de_1581

Portugal hispánico y Felipe II

http://ler.letras.up.pt/uploads/ficheiros/8271.pdf