Bibliografía Iberista (I): “El vecino invisible”

vecino invisibleEl libro del profesor Francisco José Faralgo (Ferrol, 1947), “El vecino invisible” (2015), no puede ser más oportuno dado el temerario desconocimiento del español medio sobre Portugal.

El autor disecciona, cual cirujano, el modo de vida portugués que observó, disfrutó y sufrió, fruto de años de experiencia de vida y trabajo en Portugal. Antídoto de prejuicios, esta obra es una asignatura obligatoria para todo iberista que se precie de tal. Para más inri, se publicó hace un año, y, por tanto, contiene un análisis actualizado de los estragos de la crisis económica y del pinchazo de la burbuja cultural de los nuevos ricos.

Con menos dinero en los bolsillos, los españoles hemos incrementado las visitas turísticas a Portugal y esto está generando unos efectos positivos. Con más sentido del ridículo y más buena vecindad, nuestra mirada ya no se sitúa por encima del hombro e intentamos entender por que demonios sabemos más de Estados Unidos que de Portugal y por que tenemos un mapa del tiempo amputado de su realidad geográfica.

Sólo para abrir boca expondré las pinceladas, que no brochazos, que el autor desarrolla sobre la anatomía del costumbrismo portugués. El libro dibuja el modo en el que los portugueses esconden realidades bajo la alfombra, participan de una ‘orgía’ identitaria, se contienen para que no llegue la sangre al río, poseen una generosa actitud de hospitalidad y asimilación, no realizan dos tareas al mismo tiempo, se toman muy en serio la burocracia y la jerarquía, dan primacía a los afectos hasta el punto de tener cierta compasión de los verdugos, tienen fe religiosa y laica sobre sus propias capacidades, hiperprotegen a la infancia, y a cambio, los niños mantienen un escrupuloso respeto jerárquico hacia los adultos.

Pícaros y legalistas -la mayoría- conviven en un país donde el fado, fútbol, y obviamente, Nossa Senhora de Fátima, se viven con suprema devoción religiosa. La familia no lo es menos. Por ejemplo, los cumpleaños son de obligatoria asistencia y felicitación. Igualmente obligatorio, según las buenas maneras lusas, es saludar a todos los “feligreses” cuando se entra en una taberna.

Aficionados a las perífrasis y los circunloquios, los portugueses cultivan. queriendo o sin querer, la oratoria y la poesía. Pocas son las excepciones en las que el portugués usa la blasfemia ante la fatalidad. La resignación es moneda corriente en Portugal. 

Este libro de ágil lectura hace una función pedagógica para entender aquel atávico desencuentro, según Unamuno, entre: “la petulante soberbia española y la quisquillosa suspicacia portuguesa”. Asimismo posee todo un capítulo dedicado a la Revolución de los Claveles (1974), hecho histórico ineludible.

Iberista confeso, el autor confiesa amar, y odiar, tanto a Portugal como a España. Por tanto no hace más que ejercer un sano patriotismo ibérico del que hay mucho que aprender.

Publicado en ambos países y en ambas lenguas, el libro está disponible para la compra en la web de su editorial http://www.bohodon.es/?l=525&tag=el-vecino-invisible, en Amazon y la Casa del Libro. Para aquellos que busquen la versión en portugués, aquí pueden comprarla: https://www.wook.pt/livro/o-vizinho-invisivel-francisco-jose-faraldo/17986572

“El vecino invisible”, pese a estar recién salido del horno, ya se ha ganado un lugar privilegiado en la biblioteca iberista.

Pablo González

Anuncios

Lusofonía + hispanofonía = Iberofonía

¿Quién será el que le ponga el cascabel al gato del iberismo? O, dicho de otro modo: ¿quién asumirá el reto de presentar al iberismo como una propuesta global de futuro?

(NOTA: Meses después de este artículo, el iberismo asumió la Iberofonía. Incluso ha organizado un acto con personalidades relevantes en favor de la misma)

Para sacudirse la caspa del pasado colonial y desprenderse del olor a naftalina, el iberismo debe vincularse al objetivo de la asociación estratégica de las lenguas ibéricas. Las únicas dos grandes lenguas en el mundo comprensibles entre si son el español y el portugués. Por tanto, nuestro mayor capital político es la articulación de la hispanofonía y la lusofonía en la perspectiva de la creación de un actor global llamado: iberofonía.

Países_de_Lengua_Ibérica

Foto extraída de iberofonia.blogspot

Con la finalidad de articular una comunidad lingüística emergente hay que construir una unidad del idioma, unas instituciones comunes y una ambiciosa promoción exterior. Vale la pena realizar un análisis comparativo entre la hispanofonía y lusofonía para así aprender el uno del otro.

Unidad del idioma

La Asociación de Academias de la Lengua Española se crea en 1951, a iniciativa del país con mayor número de hispanoparlantes: México. Habrá que esperar hasta la publicación de la Ortografía (1999), el Diccionario de la Lengua Española (2001) y el Diccionario Panhispánico de Dudas (2005), cuando tome cuerpo esa unidad internacional de la lengua.

El Acordo ortográfico (1990) entre la rama luso-afro-asiática del portugués, la de Camões, y la brasileira, que representa un 80% de sus hablantes, supuso un salto para la unificación de la quinta lengua más hablada del mundo. Este acuerdo es visto por algunos sectores carpetovetónicos de Portugal como un ataque al portugués europeo. Este tipo de ciego nacionalismo no alcanza a ver la importancia de la disputa de la comunicación internacional. Y es que, aún si fuera un mal acuerdo ortográfico, un mal acuerdo es mejor que un no-acuerdo.

El respeto internacional a una lengua se gana por su ejército de hablantes y no por el número de incunables. Una visión moderna y global de la lengua nos lleva a aceptar que la lengua es propiedad de sus hablantes y no de las antiguas metrópolis. Por tanto, a una lengua no se le construye un museo sino una fábrica para la exportación. En este caso, el español ha hecho mejor sus deberes que el portugués.

Instituciones comunes

Los grandes hitos, en este aspecto, son la creación de Organización de Estados Iberoamericanos (OEI; 1953), la Conferencia Iberoamericana en 1991 y La Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP; 1996). Ambas en ocasiones han sido vistas con recelo por su poso colonial, sin embargo también han generado dinámicas de cooperación regional entre países vecinos que nunca se habían sentado todos juntos en una mesa. Tal es así que hoy se ha creado una nueva institución como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC; 2010), una institución no exclusivamente iberófona porque incluye algunos pequeños países caribeños de habla inglesa, holandesa y francesa.

El Sistema Iberoamericano se compone de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB; 2003), la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI; 1953), la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS; 1954), el Organismo Internacional de Juventud para Iberoamérica (OIJ; 1992) y la Conferencia de Ministros de Justicia de los Países Iberoamericanos (COMJIB; 1992), todos ellos integrantes del Comité de Dirección Estratégica de Organismos Iberoamericanos.

La CIN es un espacio exclusivamente iberófono que agrupa países a ambos lados del Atlántico (del lado europeo e ibérico: Andorra, Portugal y España) pero actualmente es un espacio incompleto porque falta Timor Oriental y los Países Africanos de Lengua Portuguesa (PALOP), entre los cuales están Angola, Cabo Verde, Guinea-Bisáu, Mozambique y Santo Tomé y Príncipe. La PALOP forma parte de la CPLP junto a Portugal, Brasil, Timor Oriental y Guinea Ecuatorial.

En 2002 la Asociación Iberoamericana de Academias Olímpicas pasó a ser la Asociación Panibérica de Academias Olímpicas al incluir a todos los países iberohablantes, al incorporarse las academias de los países iberoafricanos. Dicha asociación está reconocida por el COI.

Guinea Ecuatorial es el único país de la CPLP que también miembro de la OEI, sin embargo, no participa en la SEGIB. El parlamento gallego aprobó la LEY 1/2014 que diseña una estrategia para estrechar los vínculos de Galicia con la Lusofonía. Hoy el Consello da Cultura Galega y la Academia Galega de Língua Portuguesa tienen status de observador. Uruguay también lo es y Argentina va camino de serlo.

Según Frigdiano Álvaro Durántez Prados, autor de la idea de la Iberofonía y cofundador del Instituto de Estudios Panibéricos (2002; refundación del antiguo ISDIBER), “existen dos vías principales para la articulación del Mundo Ibérico: la asociación entre la Comunidad Iberoamericana y la Comunidad de Países de lengua portuguesa”, o “la ampliación de la Comunidad Iberoamericana” (Paniberismo e Iberofonía, Revista Diplomacia Siglo XXI, Julio 2015).

Para articular esa alianza iberófona intercontinental se necesitan liderazgos policentristas donde España, Brasil, México y Angola juegan un papel clave.

cplp[1]

Logo oficial del CPLP

Promoción exterior

El Instituto Camões (1992) y el Instituto Cervantes (1991), como centros oficiales para la promoción del idioma y la cultura, están ubicados en pleno frente de guerra de la batalla por la comunicación global. Son instituciones absolutamente vitales para la política exterior de todos los países que hablan ambos idiomas. Por ello es totalmente necesaria una financiación generosa y justa por parte de todos.

En la primera línea del frente, y por número de hablantes, está la promoción del español y el portugués, rivales de peso del mundo anglosajón. En segunda línea, y como idiomas aliados, deben estar el resto de lenguas ibéricas. El propio Instituto Cervantes ya ofrece cursos de catalán, vasco y gallego en todo el mundo y debería ampliar la cooperación con Institut Ramon Llull. El objetivo es que sigan creciendo usando esa infraestructura. El catalán todavía tiene recorrido para mejorar su reconocimiento político con la posibilidad de alcanzar la cooficialidad en todo el territorio del Estado ibérico, sobre la base de la filosofía de la triple capitalidad Lisboa-Madrid-Andorra la Vella (o Barcelona). Los catalanoparlantes tienen que ver al español no como un rival sino como un aliado en el mundo. La inclusión de Andorra, cuya lengua oficial es el catalán que convive con el español y el portugués, en una hipotética Comunidad Ibérica de Naciones, y lo que ya es de hecho, la participación en el Sistema Iberoamericano, puede ayudar a la integración del mundo catalán al espacio iberófono. El caso del vasco, que merece nuestra veneración por ser una lengua genuinamente ibérica, está más en una fase de crecimiento interno que de exportación. No obstante, merece que se difunda en la península y fuera de ella. Por último, hay poco que añadir con el gallego, dado que no pocos académicos lo consideran como el portugués hablado en Galicia, por tanto, a partir de la unidad iberófona e ibérica multiplicará su difusión y reconocimiento.

institutos

Al hacer una comparativa entre el Camões y el Cervantes, salta a la vista que mientras el Cervantes pone toda la carne en el asador en la promoción del español en países no hispanófonos, el Camões sólo dedica la mitad de los esfuerzos en la promoción en los países que no hablan portugués. La otra mitad la dedica a la cooperación y a mantener la presencia cultural de Portugal en la lusofonía. Los datos son evidentes: el instituto Camões está en 16 países, de los cuales 8 ya hablan portugués. El Cervantes tiene 6 sedes en EEUU, 8 en Brasil, 12 en África, 10 en Asia, 36 en Europa y 4 en Oriente Próximo.

El Cervantes mantiene un acuerdo con México (2012) para intercambiar la promoción de la lengua entre el Cervantes y los institutos culturales que tiene México en el exterior. Por el contrario, la cooperación para la promoción del portugués en la lusofonía brilla por su ausencia. Para empezar, existen dos tipos de exámenes para la obtención del certificado de portugués como lengua extranjera, uno en Portugal (CAPLE) y otro en Brasil (CELPE-BRAS). Esto debilita el crecimiento y la movilidad de una lengua emergente.

El tamaño de Portugal y sus recelos a la dimensión continental de Brasil, lleva al Instituto Camões a tener un papel más testimonial que de liderazgo. Es la hora de que Brasil ejerza su papel extendiendo el portugués en todas las Américas y en los BRICS. Es necesario que sus Casas do Brasil, presentes en las principales capitales, tengan una política común de promoción del idioma, en el marco de la CPLP, articulando una alianza con Angola y Mozambique, así como con los Institutos Camões y Cervantes.

Camoes-vs-Cervantes

Cartel de un Torneo de ajedrez ibérico

Por razones de ahorro y maximización de la promoción lingüística, toda infraestructura institucional de cada una de las lenguas ibéricas debe estar al servicio todas sus lenguas. Sólo así conseguiremos promover la suma de la hipanofonía y la lusofonía: la iberofonía.

Camões siempre será bienvenido en el Instituto Cervantes. Cervantes sempre será bem-vindo no Instituto Camões. Es la hora de colocar el cascabel iberófono al gato ibérico. Avante!

Pablo González

GRUPO DE FACEBOOK EN PRO DE LA IBEROFONÍA

https://www.facebook.com/groups/1154705984675195/

Palestras/ponencias de Frigdiano Álvaro Durántez Prados, autor del término/do termo IBEROFONÍA

https://estadoiberico.wordpress.com/2017/04/29/palestrasponencias-de-frigdiano-alvaro-durantez-prados-autor-del-terminodo-termo-iberofonia/

CRÓNICA DEL ACTO POR LA IBEROFONÍA Y LA INTERCOMPRENSIÓN

https://estadoiberico.wordpress.com/2017/11/26/cronica-de-la-conferencia-iberofonia-e-intercomprension-el-valor-estrategico-del-bilinguismo-en-la-raya/