Medio siglo de la visita de Gilberto Freyre a la Universidad de Salamanca

El próximo miércoles 20 de febrero se cumple medio siglo de la visita del antropólogo brasileño Gilberto Freyre a la Universidad de Salamanca. El Centro de Estudios Brasileños acoge el 20 de febrero, a las 12:00 horas, la mesa redonda “Gilberto Freyre y la Universidad de Salamanca. A los 50 años de su visita”, en la que participarán el Director del CEB, D. Ignacio Berdugo; el Director del Máster Universitario en Antropología de Iberoamérica, D.  Ángel Espina Barrio; D. Pablo González Velasco, especialista en las relaciones de G. Freyre con España, doctorando en Ciencias Sociales de la Universidad de Salamanca y D. Antonio Bonatto Barcellos, representante y miembro fundador de la Asociación de Brasileños de Salamanca.

Develaremos los detalles de la visita y los misterios del frustrado honoris causa, además de poder escuchar la voz del maestro de Apipucos en una rueda de prensa en España.

Gilberto Freyre es quizá el más importante sociólogo y antropólogo de la historia del Brasil. Obras como “Casa Grande y Senzala”, “Sobrados y Mucambos”, “Nordeste”, “Azúcar”, etcétera, constituyen los mejores retratos de la cultura tradicional, patriarcal, esclavista y azucarera, especialmente del nordeste brasileño. Formado en la escuela boasiana de la Universidad de Columbia, llevó la ciencia antropológica en Brasil a sus más altas cotas a mediados del siglo pasado. Acuñó el término iberotropicalismo y pretendió desarrollar una disciplina tropicalista que no deja de tener gran interés en la actualidad para la investigación etnológica. Con esta mesa redonda, la Universidad de Salamanca rinde homenaje al prestigioso intelectual brasileño, cuando se cumplen 50 años de su primera visita a esta institución, allá por el año 1969. En esa ocasión, Gilberto Freyre pronunció sendas conferencias en la Facultad de Derecho y en el Colegio Mayor Hernán Cortés, y recibió por parte del Ayuntamiento salmatino, la distinción de “Huésped de honor”.

La entrada es libre hasta completar el aforo.

http://www.cebusal.es/mesa-redonda-gilberto-freyre-y-la-un…/

Anuncios

Entrevista a Antonio Maura, director del Instituto Cervantes de Rio de Janeiro:

“El futuro está, sin lugar a dudas, en la reconstrucción de la Unión Ibérica, ahora desde patrones democráticos”

Escritor, traductor y crítico literario, Antonio Maura es el actual director del Instituto Cervantes en Rio de Janeiro. Su trayectoria intelectual siempre ha tenido vinculaciones con Brasil, y ha sido reconocida con varios premios y reconocimientos.

Según nos informa su página web: “Nacido en Bilbao el 2 de mayo de 1953 cursó sus primeros estudios en los Jesuitas, sus primeros años de universidad los inició en Deusto pero fue en Madrid donde terminó sus estudios logrando el título de Filosofía Pura en la Universidad Autónoma y más tarde el título de Periodismo en la Universidad Complutense. Trabajó en los periódicos El Correo Español-El Pueblo Vasco (Bilbao), El Día (Santa Cruz de Tenerife) y Radio Madrid. En 1982 aceptó el puesto de lector de español y director de la casa de Cultura Hispánica en la Universidad de Ceará (Fortaleza) y fue allí donde comenzó a enamorarse de ese inmenso país y su literatura. Después de tres años regresó a Madrid y trabajó en el ABC y en la Revista Blanco y Negro, coordinando la sección “El pintor en su entorno”. En 1989 fue director del los servicios culturales del distrito de Salamanca en el Ayuntamiento de Madrid, y, posteriormente, en 1992, dirigió el Centro Cultural Conde Duque, con ocasión de la capitalidad cultural europea de la ciudad. En 1997 se doctoró en Filología por la Universidad Complutense de Madrid, con la primera tesis presentada sobre Literatura Brasileña: El discurso narrativo de Clarice Lispector. Entre 2005 y 2009 coordinó la Cátedra de Estudios Brasileños en la Universidad Complutense de Madrid siendo asesor, desde entonces, de la Fundación Cultural Hispano Brasileña”.

En esta entrevista para el Blog Estado Ibérico nos explica las afinidades de Brasil con “lo ibérico”, así como la singularidad del “portugués que se habla en Brasil que es mucho más parecido del español que el que se habla en Portugal. Eso daría para un estudio lingüístico interesante”. Considera que las lenguas portuguesa y española “van a hermanarse aún más” y que los Institutos Cervantes y Camões tienen que ser protagonistas en cuanto a esfuerzos conjuntos en paises no iberohablantes.

maura

Eres el único socio correspondiente español de la Academia Brasileña de Letras. Siguiendo la estela de Juan Valera y Ángel Crespo, eres uno de los grandes divulgadores de la literatura brasileña en España. ¿Qué barreras te has encontrado en esta divulgación y que falta por hacer en ese sentido?

Tal vez sea el único español de nacimiento que sea, en estos momentos, Socio Correspondiente de la ABL, aunque también lo es Mario Vargas Llosa, que es peruano de origen, pero tiene la nacionalidad española. No me considero uno de los grandes brasilianistas junto a Valera o a Crespo. No soy tan pretencioso. El primero apenas estuvo unos años en Río de Janeiro como miembro de la delegación española en la entonces capital de Brasil. El segundo es un importante brasilianista, que dirigió la Revista de Cultura Brasileña, publicación que actualmente dirijo, aunque ya lleve dos años sin ver la luz. Crespo fue también el responsable de una antología de la poesía brasileña de referencia y el traductor de Grande Sertâo: veredas, de Guimarâes Rosa.

En estos momentos estoy dirigiendo el Instituto Cervantes de Río, por lo que me sitúo en la otra orilla, pues mi misión es ahora divulgar lo español en Brasil. Digo lo español porque defiendo calurosamente el Pan-Hispanismo. La lengua española está en expansión en América y en claro declive en la península ibérica por el crecimiento de los nacionalismos. Reconozco la importancia del gallego, del catalán o del euskera, pero estoy en contra de la política disgregadora que pretenden someter a esas lenguas. El lenguaje es un espacio de encuentro y no de separación. La lengua permitió al ser humano comunicarse y compartir sus conocimientos, sentimientos, necesidades, etc., pero también fue utilizada para marcar distancias y establecer algún tipo de poder, o de desemejanza tanto de clase como de raza. La segunda de estas opciones, en mi modesta opinión, es negativa porque no ayuda al encuentro y al crecimiento del ser humano, sino justamente pretende ahondar en las diferencias entre los grupos humanos cuando no en el aislamiento del grupo, que se sirve de la lengua como una herramienta para marcar su superioridad.

En cuanto a la tarea a realizar con Brasil culturalmente, creo que hay que construir puentes: recordar a aquellos intelectuales y artistas españoles que han vivido en Brasil o han sido influenciados por su cultura, así como a los brasileños ligados a España o a América Latina por aquello del panhispanismo. La lengua une y crea encuentros. Hoy escritores como Borges o Lezama Lima son tan constructores de nuestro idioma, la lengua española, como lo fueron Cervantes o Quevedo, o en siglo XX Valle Inclán o Gómez de la Serna. Por tanto, la misión del Instituto Cervantes de Río, según mi entender, no es otra que la de trazar puentes culturales entre ambos espacios: el panhispánico y el brasileño.

¿Cómo resumirías las relaciones culturales entre Brasil y España desde los tiempos del Instituto de Cultura Hispánica hasta hoy con el Instituto Cervantes?

Conocí el Instituto de Cultura Hispánica, pues aún estaba en la memoria, y por tanto de alguna manera vigente, cuando llegué por primera vez a Brasil en la década del 80 del pasado siglo. La diferencia entre el actual Cervantes y aquel Instituto (ICH) está en la visión geopolítica de España. En los tiempos de la dictadura se entendía España como la cuna de un imperio, que aún sobrevivía bajo los rescoldos de un fuego apagado. Hoy eso ya no existe. Era una visión distorsionada de una realidad que es de por sí múltiple y diversa. La riqueza no está en una unidad imperial perdida (Una, Grande y Libre), sino en la variedad de los pueblos, las culturas que se han generado en América y que son capaces de dialogar. La multiplicidad es la que da la riqueza. Una flor sola no alumbra el prado. Son los macizos de diferentes plantas los que, al florecer, muestran la riqueza y hermosura de la Naturaleza.

¿Cuál es la situación exacta de la enseñanza del español en el sistema educativo brasileño? Nos consta que el gobierno de Michel Temer quitó la obligatoriedad en la oferta como asignatura optativa, pero diversos Estados han legislado para garantizar su presencia. ¿Cree que puede mejorar con el nuevo ministro de educación Ricardo Vélez Rodríguez por tener lengua materna española?

Se ha escrito y hablado mucho en España sobre la derogación de la normativa del español como segunda lengua obligatoria en Brasil. En realidad fue una ley que nunca se cumplió por falta de presupuesto. Y no tenía nada a ver con la lengua en sí, algo que creyeron muchos políticos e intelectuales españoles, y si con la posición de Brasil en el mundo y concretamente frente a Mercosur. Brasil quería liderar Mercosur y sólo podría hacerlo desde la lengua española que es la que hablan el resto de países que pertenecen a esa agrupación económica de estados. La supresión de dicha normativa poco ha servido para bien o para mal, pues como digo nunca se aplicó. Hoy Brasil mira hacia Estados Unidos. Y no es cuestión de valorar esta elección de política exterior, sino de ponerla de manifiesto. Por ello, no creo que la decisión o preferencias de un ministro puedan cambiar las cosas. Es una cuestión de estado y como tal sólo puede ser modificada en virtud de la orientación que el gobierno brasileño y sus élites decidan. La elección es clara: o ser un país satélite de Estados Unidos o líder de Mercosur, o cola de gato o cabeza de ratón.

¿Cuál es la situación de la enseñanza del español en el Instituto Cervantes y en el sector privado de academias? ¿Qué novedades has introducido en tu gestión como director del Instituto Cervantes de Rio de Janeiro?

El español tuvo un descenso en los años pasados debido a la crisis económica. La gente que tenía que privarse de algo, lo hacía del aprendizaje de las lenguas y especialmente de la española, que creían falsamente que era muy próxima al portugués. Digo esto por la gran cantidad de falsos amigos que tienen lugar entre ambas lenguas, de modo que queriendo decir una cosa decimos otra bien diferente cuando no opuesta. Sin embargo, la crisis política y económica, que produjeron inicialmente el descenso en los estudios y las pruebas de suficiencia han provocado este último año, 2018, todo lo contrario. La gente quiere salir del país, estudiar en otras universidades, trabajar en empresas de otros países y, a fin de cuentas, Brasil es una isla de portugués en medio de un océano de países de lengua española. Esta evidencia ha hecho que muchos brasileños vuelvan al español y lo consideren algunos como una segunda lengua y, en su gran mayoría, como tercera.

Desde tu punto de vista, ¿qué elementos comparten y difieren la colonización española y portuguesa en América? Y en relación con esto, ¿Qué opinas del proyecto “Brasil Hispánico” de José Antonio Hoyuela Jayo?

Sobre las diferencias entre la colonización española y portuguesa de América se ha escrito mucho. En este sentido, invito a leer Raízes do Brasil, de Sergio Buarque de Holanda, que da una visión clara desde el punto de vista brasileño. En cuanto al proyecto de Antonio Hoyuela me parece pertinente. Y necesario. Es importante reflexionar y conocer la influencia de los monarcas Felipe II de España y primero de Portugal, y de sus sucesores en Brasil. La importancia de las ordenaciones filipinas, la construcción de fuertes e iglesias, la evangelización jesuítica, de carácter ideológico y social. Las figuras de Anchieta y Nóbrega, el primero español y el segundo portugués, son un buen ejemplo de como, en este aspecto como en otros, la corona de Portugal y la de España fueron de la mano.

Evaluando los paralelismos históricos entre España y Brasil, desde el punto de vista contemporáneo y haciendo un balance histórico, ¿qué afinidades culturales encuentras entre ambos países?

Guimarães Rosa afirmaba que Brasil es ibérico. Con ello quería decir que el fondo del imaginario brasileño, es decir sus raíces, eran ibéricas. No hay que olvidar que Rosa era mineiro. Otros podrían haber dicho lo mismo refiriéndose a lo africano o a lo indígena. Pero, en parte, es cierto lo que dice el escritor mineiro. Lo europeo que existe en Brasil no es portugués o español, es ibérico. Y es que ambas naciones tienen un pasado común: íbero y romano, árabe y cristiano. Incidir en las diferencias, vuelvo a decir, es un error por su negatividad y falta de futuro. No hablaría de afinidades culturales entre España y Brasil, sino en las afinidades entre Brasil y lo ibérico, la península ibérica en su conjunto.

El término iberismo en la Península tiene un sentido de aproximación política y cultural entre España y Portugal, sin embargo, en Brasil, tiene que ver con las herencias “ancestrales” provenientes de la “vieja” península, a menudo mediatizada con cierta leyenda negra. ¿Qué te sugiere el término iberismo?

De alguna forma ya se ha respondido a esta pregunta con la respuesta anterior. Pero recalcaré que las tres grandes líneas de fuerza del imaginario brasileño son, como recuerda Gilberto Freyre, la indígena, la africana y la ibérica. No creo en la leyenda negra. Las cosas se hicieron bien y mal. Bien porque la actual cultura y unidad política brasileña es ibérica. Mal porque en la colonización de las Américas se exterminaron y se esclavizaron pueblos. Aún tenemos que saldar esas cuentas.

Recientemente Frigdiano Álvaro Durántez Prados ha presentado una propuesta de articulación intergubernamental entre países de lengua portuguesa y española, bajo la hipótesis de tratarse de las dos únicas grandes lenguas intercomprensibles entre sí. De ahí que se justifique un espacio lingüístico compartido, sin negar los propios, llamado Iberofonía. ¿Qué opinión tienes en relación a esta idea?

Creo que existe un parentesco muy estrecho entre el portugués y el español. Creo que se trata de una misma tradición cultural. Y como ha recordado recientemente Lobo Antunes, existen muchos más parecidos que diferencias entre ambos pueblos de lo que creen sus políticos. La península ibérica, lo imaginó otro gran escritor portugués, José Saramago, es una gran balsa (jangada) de piedra llevada a la deriva de los tiempos y sin gobernantes que sepan dirigirla. El futuro está, sin lugar a dudas, en la reconstrucción de la Unión Ibérica, ahora desde patrones democráticos.

Hace escasos días el director del Instituto Cervantes, Garcia Montero, ha sugerido la posibilidad de enseñar portugués en los Institutos Cervantes, obviamente, en los países no lusófonos. Esta idea también ha sido defendida desde hace unos años por el movimiento político iberista, sobre la base de la reciprocidad con el Instituto Camões, con fuerte presencia en los países lusófonos africanos. ¿Qué opinión te merece?

Me parece correcta la visión de Garcia Montero. Creo que en el futuro las dos lenguas van a hermanarse aún más. La reciente exposición Camões-Cervantes no hace sino recalcar estas similitudes tan ibéricas. Pensar de otra forma, en mi opinión, es negarse a un futuro necesario y a un pasado donde no existieron ese tipo de diferencias.

Estoy realizando una tesis doctoral sobre Gilberto Freyre y España. Me consta que participaste en un acto homenaje tras su muerte en 1987 y que has traducido recientemente Casa-Grande&Senzala. ¿Qué nos puedes comentar sobre tu relación con la obra de Gilberto Freyre y en particular con estas ambas experiencias?

Mi relación con la obra de Gilberto Freyre ha sido y es muy intensa. Traduje al español de la península su obra más significativa: Casa Grande&Senzala y he publicado algún artículo sobre el autor y su visión del negro como soporte cultural del imaginario brasileño. El negro, la negra o negrita, como le gustaba decir al autor pernambucano, estaba al comienzo de la vida del joven colono portugués. Ella, la negra, le amamantaba, le contaba las historias que alimentaban su imaginación, le cuidaba de niño, le iniciaba en el amor sexual cuando todavía era un adolescente, le atendía y servía como adulto, le cocinaba sus platos preferidos, que forman parte de la culinaria brasileña, y acababa por cerrar sus ojos en el momento de la muerte. Olvidar esa presencia es desconocer la cultura brasileña en profundidad. Creo que si sumamos el iberismo a la tradición africana entenderíamos mejor lo que es Brasil. Lina Bo Bardi, la gran arquitecta italo-brasileña, reconoció esta herencia en su re-adaptación arquitectónica del Solar do Unhâo, en Salvador Bahía. Lo negro es la civilización brasileña sobre la cultura ibérica. Y entiende civilización como la elaboración de los útiles de trabajo, cubiertos de mesa, muebles y demás objetos al servicio del ser humano y con los que el hombre se muestra tal como es. Lo cultural es más elaborado, con las obras de arte de referencia, la lengua y la literatura, etc. Pero aquello que rodea a la vida, que se hace uña y carne con ella, pertenece a la herencia africana: desde la música popular y sus ritmos hasta la culinaria y el afecto.

Portugal y la OEI están empezando a promover el bilingüismo luso-español en el sistema iberoamericano. ¿Qué tipo de bilingüismo luso-español educativo/institucional tiene sentido en iberoamérica? Hay quien apuesta por introducir nuevos métodos de enseñanza basados en la intercomprensión lingüistica por ser lenguas tan próximas. En el caso de los hispanohablantes el elemento fonético es clave para entender el portugués, si bien no tiene nada que ver el nivel de comprensibilidad para un hispanohablante del portugués brasileño (mayoritario) del portugués de Portugal (nuestro portugués más cercano). ¿Qué opinión tiene en relación a este debate?

Pienso que el portugués que se habla en Brasil es mucho más parecido del español que el que se habla en Portugal. Eso daría para un estudio lingüístico interesante. Por lo que se refiere a la enseñanza del idioma creo que deberían ponerse de acuerdo los Institutos Camões y el Cervantes con vista a una enseñanza colegiada en los países que no sean de habla ni española ni portuguesa.

 

Entrevista realizada por Pablo González Velasco

Iberofonía y Paniberismo en el Instituto Cervantes de Mánchester (Publicado en ABC)

Dentro de los actos conmemorativos del V Centenario de la expedición española de Primera Vuelta al Mundo, el Instituto Cervantes de Mánchester, dirigido por el profesor Francisco Oda-Ángel, ofreció la conferencia del politólogo español Frigdiano Álvaro Durántez Prados, centrada en analizar la Iberofonía o Paniberismo, que promueve la articulación de un espacio mundial de países de lenguas española y portuguesa de todos los continentes. frig

En esta ocasión, el Dr. Durántez hizo hincapié en el hecho de que el español es entendido de forma natural en todos los países de lengua portuguesa, lo que convierte al entero Espacio Panibérico -compuesto por más de 30 Estados y 800 millones de personas- en el ‘espacio de comprensión generalizada del español’, lo que fortalece aún más la dimensión universal del español, temática que será tratada en el próximo Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) que se celebrará en Córdoba (Argentina) en el mes de marzo.

abc 2