IBERIA: Maestra de la vida. “BALANCE DEL AÑO 2017”, por Casimiro Sánchez Calderón (presidente de honor del Íber)

Es muy difícil analizar objetivamente los resultados de la acción iberista durante el año 2017, pues se trata de llevar a la práctica una idea históricamente cargada de sentimientos, irrealidad, fascinación, necesidad no suficientemente reconocida y perseguida, de intereses contrapuestos, en fin, una idea lúcida que, al mismo tiempo, produce vértigo.
Cualquier observador interesado habrá comprobado que durante este año los encuentros políticos, culturales y económicos, las publicaciones, las informaciones, el espacio ocupado en las redes y los debates sobre Iberismo han aumentado considerablemente.
casimiroEl Movimento Partido Ibérico (PI) de Portugal, el Partido Ibérico (íber) de España y la Plataforma por la Federación Ibérica han realizado actos a favor de la Iberofonía, reivindicaciones peninsulares, regionales y locales referidas a los problemas de la Raya, de la pesca, de la minería, comunicaciones, etc.
2017 ha situado el Iberismo en el centro del debate e interés político y social no solo como idea y reflexión o sentimiento compartido o no, sino como alternativa de acción política que aporte un nuevo estilo de gobernar en democracia con más consenso, cercanía a los problemas, más participación responsable, más compromiso democrático, más anticipación de cara al futuro, más esfuerzo común, más autocrítica y autodisciplina, más disciplina social, económica y política.
Que está naciendo una nueva conciencia iberista no solo teórica sino práctica es un hecho. Una conciencia no basada solo en objetos ideales o proposiciones universales desligadas de la experiencia, sino que toda la acción que parta de esa nueva conciencia ha de tener en cuenta que el Iberismo de hoy posee otros objetos del conocimiento que, después de ser apresados por ella, la convertirán en conciencia iberista actual y responsable, que se manifestará por una mayor reflexión sobre la manera en que los problemas reales de portugueses, españoles y andorranos son tratados por sus respectivas sociedades y gobiernos, sobre cuál deberían ser las soluciones correctas si las hubiera  y cómo anticiparse a los duros tiempos que vienen, distinguiendo entre lo que debe permanecer invariablemente y lo que debe cambiar para estar bien situado y adoptar los ritmos necesarios. De ahí, que esa conciencia trascendente consiga un Iberismo trascendente y una Iberia trascendente que se proyecte hacia el futuro sin perder su substancia histórica.
Intentamos hacer tabula rasa, poner sobre el ágora ibérico todos los desencuentros, incomprensiones, errores, agresiones, olvidos, egoísmos… de la división peninsular y mostrar nuevos métodos y procedimientos partiendo de cero, de un nuevo entendimiento ibérico que, sin perder la perspectiva idealista y sentimientos del viejo Iberismo, descienda a los problemas y dificultades del presente y del futuro, los aborde desde la verdad y el conocimiento y se esfuerce por encontrar soluciones posibles en un nuevo marco de unidad ibérica.
El hecho de hacerlo como partidos nos obliga a una mayor coherencia y compromiso, y a cuidar más los tiempos para no provocar heridas innecesarias ni falsas esperanzas.
Esas han sido a grandes rasgos nuestras intenciones en 2017, ustedes deben juzgar si vamos por el camino correcto.
IBERIA: Maestra de la vida.
Autor:  D. Casimiro Sánchez Calderón
Presidente de Honor del Partido Iberico Íber.
Anuncios

Artículo “Iberia”, por Unamuno (Revista catalana y proaliada ‘Iberia’; 1915)

iberiaNo hace muchos años el inolvidable Maragall, mi amigo del alma, y yo proyectábamos haber fundado una revista, que habría de haberse llamado Iberia y estar escrita en las lenguas literarias de la península: castellano, catalán y portugués. Algún día publicaré noticias circunstanciadas de aquel proyecto, con lo que al respecto me escribía Maragall. El cual llegó a proponerme que la revista se editase aquí en Salamanca, como ciudad española la más próxima al centro de Portugal.

El proyecto era entonces poco practicable, pero me halagaba. Halagábame el llegar a tener un órgano de aproximación espiritual entre los pueblos ibéricos de distintas lenguas. Aproximarse espiritualmente es conocerse cada vez mejor. Y mi ensueño y ahínco ha sido que nos conozcamos, aunque sea para disentir. Sé que conociéndonos mejor en nuestras diferencias respectivas y mútuas, llegaremos también mejor a conocer nuestro común espíritu ibérico, lo que nos une frente a la diferencia común con los demás pueblos hermanos en humanidad.

Sí, que nos conozcamos aunque sea para disentir. Sin estos disentimientos interiores y por así decirlo domésticos no hay vida que valga ser vivida. Tenemos que defender lo que nos diferencia tanto como lo que nos une. Y ay del día en que Alemania, que según el químico Guillermo Ostwald ha alcanzado una etapa de civilización más alta que la de todos los demás pueblos, llegara a imponer por la guerra esa civilización a esos otros pueblos! Porque lo que Alemania quiere, según el mismo Ostwald, es organizar Europa, pues Europa, dice, no ha sido organizada hasta ahora. Y ya sabéis lo que esa organización significaría; una dictadura de la diferenciación nacional del trabajo asignando a cada pueblo el papel que según ella, la dictadora, le corresponde; la muerte del libre albedrío nacional.

Unes buenos animales domésticos, lucios y bien mantenidos, y que darían su mayor rendimiento en manos del empresario imperial. Por algo Ostwald, al tratar de la energética sociológica en su obra La energética empieza por la colmena. Seríamos las abejas de Germania.

Iberia. He aquí que nuestro viejo proyecto, el de Maragall y mío, resucita al conjuro de la guerra europea. Porque esta guerra va a tener la virtud, entre otras cosas, de despertar sentimientos nacionales dormidos, de hacer que los pueblos vuelvan a sí y hagan examen de conciencia. Por lo pronto ya Alemania, al romper el pedazo de papel —así le llamó el canciller Bethman-Hollweg — que era el acta en que, con otras potencias, consagraba la independencia y la neutralidad de Bélgica, le ha libertado a ésta de ese pedazo de papel, y le ha dado la futura independencia no neutralizada ni mediatizada, la ha convertido en una verdadera potencia— grande o chica, ¿qué importa?

Iberia. Un órgano en que los distintos pueblos que la integran nos comuniquemos en nuestras sendas, lenguas. Y téngase en cuenta que no abjuro de mis deseos y mis esperanzas respecto al porvenir de esas lenguas y a su fusión un día. ¡Mas nunca por la fuerza! Nunca aplaudiría métodos como los, que para la germanización lingüística ha empleado Alemania en Alsacia y Lorena y en Polonia. La unidad es buena y santa, pero cuando es violentada no es unidad.

Iberia. Surge de nuevo la idea de un órgano escrito en las tres lenguas literarias de la Península ibérica al trágico calor de la guerra y ante el peligro de la propaganda germánica en España, en esta España a la que ahora adulan esos germanos que tanto la han desdeñado siempre.

Y digo propaganda germánica y, no germanófila adrede y con su cuenta y razón. Aquí, en España, hay sin duda españoles germanófilos y de una germanofilia desinteresada y noble, como hay francófilos y anglófilos pero observad que mientras la campaña a favor de los aliados la llevarnos, en general, españoles que ni fuimos requeridos para ello ni buscamos sino el triunfo del reino de Dios y su Justicia, la campana literaria germánica es, en general y salvo algunas excepciones, dirigida por alemanes. Si mañana, pongo por caso, apareciera un órgano de propaganda titulado Germanía o cosa así, podréis jurar que no está dirigido y sostenido, corno lo está éste, por españoles, ni por españoles germanófilos, sino por alemanes. Y es que así como el ejército turco ha tenido que ser organizado y dirigido por oficiales alemanes, así también, nuestro ejército turco español de pluma tiene que ser organizado, dirigido y sostenido por oficialidad literaria germánica.

Lo que malgasta en papel esa gente que ha declarado un pedazo de papel el acta solemne de la independencia de Bélgica ¡Y la fe que parece tener en la credulidad de nuestro pueblo! Esa es, sin duda, la manera de empezar a organizarnos; inundarnos de embustes como de ellos han inundado á su Propio tan crédulo pueblo.

Diario germanófilo hay en Madrid que parece español — y así lo dice él mismo a diario — y no es sino órgano de la Embajada de Alemania, de donde recibe el santo y seria y la verdad cotidiana por lo menos.

Iberia. Que esta revista, nacida al trágico calor de la guerra, sobreviva a la paz y que sirva de hogar en que aprendamos a conocernos los distintos pueblos ibéricos, a conocer lo que nos diferencia que es a la vez conocer lo que nos une; en que aprendamos también a disentir con clara conciencia de nuestros disentimientos. Y que nadie de fuera venga a querer organizarnos. Afuera ese armado viajante de comercio—soldado, commis voyageur y catedrático en una pieza — que pretende marcarnos el papel que hemos de hacer en el mundo por él organizado. ¡Qué nos dejen a cada uno de nosotros como somos! Hasta nuestros vicios nos son más queridos que sus virtudes. Quédese, pues, con ellas.

MIGUEL DE UNAMUNO

Fuente: http://mdc2.cbuc.cat/cdm/compoundobject/collection/iberia/id/3/rec/1

Hemeroteca

unamuno

 

Hemeroteca de la revista catalana y proaliados “Iberia” (1915-1919)

Según la Enciclopedia Catalana:

“Setmanari publicat a Barcelona del 10 d’abril de 1915 al febrer de 1919, sota la direcció de Claudi Ametlla, per a fer propaganda de la causa aliada.

Encara que la majoria de texts eren en català, en publicà també en castellà, portuguès i francès. Hi col·laboraren J. Carner, J.M. López-Picó, A. Rovira i Virgili, E. Xammar (redactor en cap), J.M. Junoy, M. Aguilar, R. Jori, Alexandre Plana, J. Brossa, M. de Unamuno, R. Pérez de Ayala, R.M. del Valle-Inclán, etc. Publicà també poemes de G. Apollinaire i de M. Jacob. Destacaren les portades d’Apa i els dibuixos de Canals, Colom, Ynglada i Nogués.

Alguns estudis fixaren la desaparició de la revista al número 157 (20 d’abril de 1918), però posteriorment s’ha tingut constància de l’edició fins el número 200, a més de diversos especials dedicats a les nacions aliades i a París”

http://mdc2.cbuc.cat/cdm/search/collection/iberia

Cataluña plurinacional, Portugal uninacional

Las últimas elecciones autonómicas en Cataluña demuestran que ésta es plurinacional. Existen territorios interiores con hegemonías uninacionalistas catalanas y existen territorios metropolitanos y costeros (Tabarnia) con hegemonías uninacionalistas españolas. También existen terceras vías como PSC y Comuns, que piden que no sean excluyentes. Sabemos que la plurinacionalidad se ha usado para diferentes fines, algunos de buena voluntad y otros con afán de debilitar al Estado-Nación constitucional. Pero el endiablado concepto de la plurinacionalidad, últimamente en desuso por fuerzas ya abiertamente unilateralistas, se vuelve en contra de los independentistas.

Estas elecciones han puesto en evidencia que Cataluña no es una realidad uninacional, sino plurinacional. Esto la diferencia de Portugal, aunque ambas sean condados con prisas separatistas. Y evidentemente también se diferencia en que el condado catalán, en sus avatares de la Historia y confluencias con Francia, nunca fue reconocido internacionalmente, tampoco por el Vaticano, como Estado.

A pesar de contar con minorías iberistas, Portugal es la única nación ibérica uninacional, no sólo en términos constitucionales, sino también en sentimientos de arraigo medieval. No es de extrañar puesto que el Estado portugués, no nace de un paradigma incorporativo de otros reinos peninsulares cristianos, como sí ocurrió con el complejo estatal castellano. Nace de un paradigma separativo del Reino cristiano de León, aunque sí incorpora el reino musulmán del Algarve, en su reconquista, en paralelo, al sur. Posteriormente, a la sazón, elevará a Brasil a reino-metrópoli por la huida de la familia real portuguesa por la invasión napoleónica.

El paralelismo histórico de los condados de Portugal y Cataluña sólo se habría verificado en el caso de que Cataluña se hubiese separado de Aragón en el siglo XII, tal y como lo hizo Portugal de León.

La secular crisis de la nación constitucional española, desangrada por guerras civiles carlistas y no carlistas, entendida como una parte sesgada de la nación ibérica, hace que muchos conviertan la necesidad en virtud. La constatación de los fuertes apoyos populares nacionalistas y la necesidad de dialogar hacen que algunos conviertan en virtud la plurinacionalidad de España. El problema es que esa plurinacionalidad política, simbólicamente reconocida en el escudo nacional, como herencia de antiguos reinos incorporados, y en el artículo 2 del título preliminar de la Constitución cuando diferencia “nacionalidades y regiones”, es el terreno de feroz disputa por la soberanía política: esencia del poder constituyente. El 1 de Octubre fue precisamente eso: la toma del poder político de una parte sobre el todo constitucionalmente constituido.

A pesar de la pérdidas de apoyos a la Constitución, cuyo apoyo mayoritario permanente siempre es deseable, incluso necesario a lo largo del tiempo, lo cierto es que mientras se profundicen las divisiones, es precisamente la Constitución el mejor acuerdo posible hasta que venga otro con un apoyo mayor.

tabarnia

Sin embargo, en este escenario, si queremos pintar algo en el mundo, es necesario clarificar y naturalizar la pluralidad interna peninsular pero al mismo tiempo ser pedagógicos que lo difícil, heroico y generoso es ponerse de acuerdo para compartir territorios en pro de un bien común. Es en ese camino iberista, donde educación, medios de comunicación y ejemplo institucional juegan un papel clave para reconstruir Hispania-Iberia.

ElDiario.es pregunta a Ana Gomes (Eurodiputada del Partido Socialista Portugués) por la candidatura iberista a las europeas del 2019

candidatura iberistaAna Gomes (Lisboa, 1954) es una política socialista, diplomática de carrera, que vería con buenos ojos presentar una lista trasnacional española y portuguesa al Parlamento Europeo para defender los intereses de ambos países. Su impresión es que en los gobiernos de los dos estados ibéricos “a veces hay la tendencia de pretender que las buenas relaciones son las que ponen debajo de la alfombra los problemas”.

http://www.eldiario.es/economia/Entrevista-Ana-Gomes_0_718128623.html